Las desarrolladoras de vivienda tuvieron un magro cierre de año, con modestos crecimientos en ingresos y ganancias mixtas. El retraso en la cobranza y el otorgamiento de subsidios, así como algunas decisiones y estrategias que han tomado las firmas, pesaron sobre sus ganancias y sobre el flujo libre de efectivo.

Ayer reportaron resultados trimestrales cuatro de las principales desarrolladoras de vivienda en el país, siendo GEO la que tuvo mejores resultados en términos de ventas al último trimestre del año. De acuerdo con la información enviada a la Bolsa Mexicana de Valores, las ventas de GEO crecieron 11.3%, seguidas por las de Homex, con un incremento de 6%, y finalmente URBI, con un alza de 1.7% respecto del último trimestre del año anterior.

La decisión de mantener el enfoque en la vivienda de interés social aun cuando el presupuesto de subsidios del 2011 se había agotado tuvo un efecto negativo sobre los resultados de URBI, según cita su reporte, como había anticipado en sus resultados preliminares.

Las ganancias netas de URBI subieron 20%, mientras que las de GEO cayeron 11.1% y las de Homex 38.6% en el último trimestre del 2011, respecto del mismo periodo del 2010.

Para las vivienderas, los malos resultados en ganancias y flujo de efectivo forman parte del proceso de transición en el sector.

De acuerdo con Selene Ávalos, directora de Planeación de Finanzas de URBI, las decisiones si bien afectaron la generación libre de efectivo, han permitido consolidar la posición de URBI como la empresa mejor preparada para tomar ventaja de las oportunidades derivada de la transición de la industria .

Para Homex, las decisiones tuvieron que ver con la transición hacia la construcción vertical; mientras que GEO, una de las firmas con mayores ventas trimestrales, advirtió que el cambio no ha sido fácil en el sector, pero que buscan generar eficiencias que nos permitan lograr mayor rentabilidad en nuestros resultados financieros .

El flujo libre de efectivo también trajo malas noticias para los inversionistas.

URBI había anticipado un flujo negativo mayor al esperado, que ascendió a 1,296.2 millones de pesos, mientras que para GEO fue de 140.9 millones.

El caso de Homex y SARE fue distinto, ya que Homex reportó un flujo positivo en México y negativo en Brasil, que dio como resultado uno negativo por 780 millones de pesos para todo el 2011, mientras que SARE optó por una estrategia que afectó considerablemente sus ingresos y ganancias.

Sare, una historia diferente

Un caso especial en el sector fue el de SARE, que apostó al cierre del año por una recalendarización de deuda por un monto de 2,400 millones de pesos, enfocada a asegurar la viabilidad en el largo plazo de la firma, aseguró en su reporte, del cual se tiene completado 85 por ciento.

Además, la empresa reforzará su programa de venta de activos no estratégicos por un monto de hasta 2,000 millones de pesos en los siguientes dos años, que esperan tenga repercusiones muy positivas en nuestros niveles de apalancamiento futuro y generación de flujos , cita el reporte a Dionisio Sánchez, presidente del consejo y director general de SARE.

Lo anterior implicó que las ventas de SARE descendieran a 49.7 millones de pesos, esto es 90.3% inferior a las del mismo periodo del año previo, mientras que fue la única desarrolladora en registrar pérdidas netas durante el periodo, por un monto de 187.7 millones de pesos, desde la pérdida de 33.7 millones del mismo periodo del 2010.