De continuar la volatilidad cambiaria durante un trimestre, las empresas mexicanas con operaciones en dólares resentirán los estragos sobre sus costos de producción, así como en sus créditos solicitados en moneda extranjera, indicaron analistas consultados.

La semana pasada, la volatilidad internacional que afectó a las monedas de varios países emergentes también alcanzó al peso mexicano, cuya paridad varió entre 13.25 y 13.52 pesos por dólar. En enero el peso se depreció 2.5 por ciento.

Marco Oviedo, economista en jefe del banco Barclays en México, consideró que los movimientos cambiarios a nivel internacional son temporales y que de momento no se percibe ningún daño para las empresas vinculadas con el exterior.

Expuso que, por lo general, las compañías grandes y que cuentan con frecuentes vínculos con el exterior contratan coberturas para protegerse de posibles riesgos (como los cambios abruptos de precios de materias primas). Éste sería el caso de firmas como Bimbo, Gruma y Coca-Cola FEMSA.

Por su parte, Sergio Rodríguez, director de Corporativos para la calificadora Fitch Ratings en México, aseguró que de momento la volatilidad cambiaria beneficia a las empresas exportadoras, ya que un peso débil supone una mayor venta de mercancías, aunque también significa un mayor precio para los insumos importados.

Sin embargo, consideró que de encarecerse el dólar en forma constante por un trimestre o más sí podría haber implicaciones negativas para el mercado interno, en la medida en que se presionarán los precios de los insumos y los costos para la inversión fija.

Advirtió que si la presión sobre el peso se prolonga por un trimestre, y alcanzara un tipo de cambio de 14 pesos por dólar, sí podría afectar los costos de las empresas, a pesar de la contratación de coberturas.

El experto coincidió en que la depreciación del peso es temporal, pero advirtió que si se mantiene más allá de un trimestre, las compañías endeudadas en dólares enfrentarán una situación difícil, pues al momento de convertir sus pagos en pesos gastarán más para cumplir con esos compromisos.

VARIAS EMPRESAS PÚBLICAS

Son varias las empresas públicas que enfrentan deudas en moneda extranjera. Por ejemplo, Bachoco reportó que a septiembre tenía créditos bancarios de largo plazo por 115.1 millones de dólares, en tanto que ICA reflejó al cierre del mismo mes pasivos por 4,571 millones de pesos a corto plazo y 445 millones a largo plazo, pero que corresponden a moneda extranjera.Fernando Ruiz, director técnico del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología (Comce), advirtió que por lo pronto la planta productiva resiste el debilitamiento reciente del peso.

Hizo ver que las transacciones de compra-venta con los clientes extranjeros se consolidan con anticipación, por lo que tomaron un tipo de cambio inferior al vigente; sin embargo, admitió que de continuar la volatilidad por tres o seis meses, las transacciones futuras tomarán un tipo de cambio más caro.

[email protected]