El año posterior a la victoria sorpresa de Donald Trump en las elecciones a la presidencia de Estados Unidos han sido los meses más tranquilos para la Bolsa estadounidense en más de medio siglo.

Desde el día de las elecciones, la variación diaria media del S&P 500, el principal índice bursátil del país, ha sido de sólo 0.31%, y el selectivo ha alcanzado nuevos máximos. Se trata de la oscilación diaria más baja en más de 50 años.

Muchos han expresado su sorpresa por la tranquilidad del mercado ante la arriesgada situación por el programa de armamento nuclear de Corea del Norte, pero existe un precedente histórico de un claro contraste entre la solidez de las acciones y el conflictivo trasfondo político.

Un análisis de Financial Times de la rentabilidad histórica del S&P 500, que se remonta a su nacimiento en 1927, muestra sólo un periodo previo con una volatilidad más baja.

Los 12 meses más tranquilos de la serie histórica también siguieron a un suceso político excepcional, y empezaron una semana después del asesinato de John F. Kennedy en 1963. El periodo registró un movimiento diario medio de sólo 0.25 por ciento.

Durante esos 12 meses, EU también fue testigo de la campaña presidencial entre Lyndon Johnson y Barry Goldwater, y de la aprobación de la Resolución del Golfo de Tonkin, que allanó el camino para una mayor implicación de EU en la Guerra de Vietnam.

La crisis de los misiles cubanos de 1962, el momento en el que el mundo ha estado más cerca de una guerra nuclear, aún estaba viva en la memoria.

En el último medio siglo, el índice ha variado una media de 0.72% diario, más del doble de la volatilidad de este año.

Además del bajo nivel de volatilidad del S&P 500, la protección escogida por los inversionistas frente a la futura volatilidad también muestra que no les preocupa en exceso que ésta aumente.

El índice Vix de la CBOE, que parte de los precios de las opciones sobre el S&P 500 a 30 días y fue lanzado en 1990, registró su nivel intradía más bajo en julio y se mantiene cerca de él.

En los 12 últimos meses, el fondo cotizado en Bolsa ofrecido por BlackRock que replica el resultado de vender el Vix ha ganado cerca de 200 por ciento.