Desde que asumió el cargo de director general de Apple en 2011, Tim Cook siguió el consejo de su predecesor: “No preguntes qué haría yo. Haz lo correcto”. Así, continuó despertando cada mañana antes de las 4:00 y revisaba los datos de ventas globales.

Mantuvo sus reuniones de los viernes con el personal de operaciones y finanzas, que los miembros del equipo llamaron “cita nocturna con Tim” porque se extendían hasta altas horas de la noche. Rara vez visitaba el estudio de diseño de Apple, un lugar que Jobs visitaba casi a diario.

Un perfil del Wall Street Journal sobre el presidente y director general de Apple da cuenta como este era muy diferente del fundador de la empresa en la forma de hacer negocios.

Se dice que Cook mantiene su calendario libre de eventos personales, pintando la imagen de una posición relativamente solitaria.

El Wall Street Journal describe como los mandos intermedios examinan al personal antes de las reuniones con Cook para asegurarse de que estén bien informados.

Se aconseja a los principiantes que no hablen. “Se trata de proteger a tu equipo y protegerlo a él. No pierde su tiempo”, dijo un empleado de años. Si siente que alguien no está lo suficientemente preparado, pierde la paciencia y dice: “Siguiente”, mientras pasa una página de la agenda de la reunión, dijo esta persona, y agregó: “la gente se ha ido llorando”.

Colegas y conocidos que hablaron con el Wall Street Journal dijeron que Cook era “humilde adicto al trabajo con un compromiso singular con Apple”. Incluso sus colegas de toda la vida rara vez socializaban con Cook, y los ex asistentes dijeron que no suele participar en eventos personales.

Después de la muerte de Steve Jobs, Silicon Valley anticipó que el negocio de Apple fracasaría. Wall Street estaba preocupado por el camino que tenía por delante. Y los clientes leales agonizaban por el futuro de un querido innovador de productos.

Hoy, sus acciones están en niveles récord. Su valor de mercado es de 1.9 billones de dólares.Cuando Steve Jobs murió su valoriazación era de 376,364 millones de dólares.

De octubre de 2011 a la fecha las acciones de Apple han ganado 668.28% en Wall Street.

Y Apple, ahora la empresa más grande del mundo, sigue dominando el mercado de los teléfonos inteligentes.

termometro.economico@eleconomista.mx