Los mercados emergentes resintieron la política monetaria más restrictiva de la Reserva Federal (Fed).

Este miércoles, dos de los principales Fondos Cotizados en Bolsa (ETF, por su sigla en inglés) que replican acciones de países emergentes reportaron minusvalías. El ETF VWO —de Vanguard— y el EEM —de iShares— presentaron retrocesos de 0.58 y 0.69%, respectivamente.

El hecho de que la Fed aumente sus tasas provoca que el costo de la deuda —de empresas y países emergentes— en dólares se encarezca, sin contar con que la moneda de dichos países se deprecie con respecto al dólar, dijo Pedro Tiburcio, fundador de Elliott Wave México.

Ayer, el Comité de Mercado Abierto de la Fed aumentó 25 puntos base su tasa de interés a un rango de 1.75 y 20%, esperado por el mercado, pero cambió la proyección del número de incrementos para este año.

“Derivado de la fortaleza del mercado laboral y el repunte de la inflación, el organismo elevó su estimado para la tasa a cuatro incrementos en total en el 2018 en lugar de tres como se proyectaban en marzo”, detalló Monex en un análisis.

Las alzas restantes de la Fed se presentarían en septiembre y diciembre y llevarían a la tasa de interés a un rango entre 2.25 y 2.50%, de acuerdo con la herramienta CME FedWatch.

Las dos noticias contribuyeron a que el ETF VWO rompiera su piso de 45 dólares y llevara su cotización hasta 44.68 dólares por título. El ETF EEM tuvo una historia similar; perforó su nivel de 46 dólares y bajó hasta 45.90 dólares por cada título.

Ambos ETF replican acciones de empresas como Tencent, Alibaba, China Construction Bank y América Móvil, entre otras.

Sobre el mercado ha pesado una sensación de incertidumbre. En el año, los índices han pasado de máximos históricos a correcciones, con volatilidad muy marcada.

“El alza o baja de las tasas es un evento que sirve como catalizador a un sentimiento que está en el mercado (...) (Al final), lo que mueve al mercado es el sentimiento, no la noticia”, explicó Ezequiel Quiroz, analista de La Venta Advisors.

mario.calixto@eleconomista.mx