Carlos Slim, que tiene 30.3% de Realia, presentó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) un aval bancario emitido por Caixabank por 256.8 millones de euros en la OPA que lanzó sobre la compañía, a 0.80 euros por acción.

El empresario considera que el precio ofrecido es equitativo y se ha marcado como objetivo volver a pagar dividendos en cuanto cambie la situación financiera de la sociedad , según un informe del Consejo de Administración de la inmobiliaria.

Realia sostiene que la contraprestación ofrecida por Slim es 37.93 % superior a la anterior Oferta Pública de Adquisición (OPA), que lanzó a 0.58 euros, y 63.27 % superior a la ofertada por Hispania el pasado año.

Según lo manifestado por Slim, la operación no tiene por finalidad excluir de cotización las acciones de la sociedad ni proponer al resto de accionistas ninguna modificación relevante de los puestos y condiciones de trabajo del personal y directivos en un plazo de 12 meses.

Destaca que está acometiendo un plan en Realia para reducir su endeudamiento y a dotarla de una estructura financiera sostenible y adaptada a su capacidad de generación de caja.

Dicho objetivo se pretende conseguir mediante la obtención de financiación externa a través de ampliaciones de capital o por cualquier otro medio.

Carlos Slim Helú ha manifestado que no tiene planes de promover la realización de operación societaria alguna que pudiera conllevar la transformación, escisión o fusión de la sociedad con su holding.

La oferta de Slim se dirige a 100% de Realia.