Ayer tuvimos un rojo amanecer en la mayoría de los mercados, los granos y oleaginosas cayeron con fuerza y estando los fondos y especuladores largos (comprados) en la proporción en la que están, hay que ser cuidadosos porque, más allá de fundamentales, pueden aplicarse señales de venta aguda ante la falta de potencia alcista.

Lógicamente, ante todo evento de esta naturaleza hay explicaciones no pedidas o pretextos concedidos que los analistas hacen dando gala de su sapiencia y desconocimiento de causa, sea lo que sea, con razón pero sin motivo, se dice que el clima en Brasil se muestra potencialmente más húmedo y que eso vigorizará las expectativas de siembra en el ciclo sudamericano que está por iniciar; en Argentina llueve bien en zonas que se necesita y demasiado en la provincia de Buenos Aires, en donde el trigo y la avena se están ahogando en terrenos anegados, lo que explica por qué caemos súbitamente de precio.

En lo externo, no tarda mucho en frenarse el rally de celebración que lanzaron los piratas de Wall Street tras el anuncio de la Reserva Federal (Fed) sobre el famoso QE3. Sea lo que sea, este nuevo esfuerzo de la Fed ayuda pero no lo soluciona todo y la economía sigue teniendo serios problemas para generar crecimientos superiores a 1.5-2%, más aún serias dificultades para disminuir el desempleo.

La realidad es que después de las elecciones, gane quien gane, Estados Unidos tiene que enfrentar la expiración de algunas excepciones impositivas que podrían elevar la tasa de contribución general, además, hay que ponerse de acuerdo de nuevo en el techo de endeudamiento y si no se aprueba, estarán otra vez enfrentados a ver el cierre de agencias gubernamentales y entrar de nuevo a ese eje de mala propaganda que terminó reduciendo la calidad en la deuda estadounidense; según las calificadoras, el famoso fiscal cliff es un elemento de alta tensión y no está lejos de que sea enfrentado.

En lo agrícola, el mercado está sin novedades alcistas y ante ello, todo se torna por apatía bajista, los especuladores están bastante comprados y si para arriba no hay, es momento de salir, en esa idea estamos, y para justificar la acción del día diremos que se habla de reclasificación de activos en la comunidad especulativa, que en la canasta de commodities se encuentran mejores promesas .

Para energéticos y metales, en el primer caso por el tema geopolítico, en el segundo porque el famoso QE3 debilita al dólar y hay que entrarle al oro y metales preciosos para contrarrestar el riesgo, especialmente cuando ir al euro tampoco es garantía.

En adelante, tenemos también una ventana de 10 días perfectos para el trabajo de campo, la cosecha de EU entra a tope y con eso la línea de abasto se llenará, no implica pánico ni esa venta furibunda, implica simplemente que la línea de abasto se satura en el corto plazo.

Las bajas de precio son antagónicas de venta en el campo y ante eso, las bases se mantienen sólidas y firmes; en China la harina de soya cayó fuerte, eso no ayuda a la fijación de márgenes y le pega muy fuerte a la semilla de soya.

Y ahora, nos despedimos, no sin antes decirte que este circo de volatilidad apenas empieza y hay más actos que ver, si crees que el maíz y el trigo sólo saben subir, piénsalo dos veces, y si no haz contratado coberturas, es porque no quieres, investiga las nuevas modalidades que se ofrecen para cobertura en el campo, finalmente y de manera atinada, tú como particular las defines, no hay que pedirle favor a nadie, el cambio es bueno, infórmate, investiga de qué se trata y no te dejes acarrear en la opinión, las coberturas ahí están, el mercado es un blanco móvil y si quieres dejar tus márgenes a la voluntad de alguien más por no tomar acción también se vale, lo que no se vale es reclamar después. Me despido, y dejándote un cordial saludo te pregunto: para administrar volatilidad en mercados, ¿estás en buenas manos?

Antonio Ochoa aochoa @rjobrien.com