Las economías de América Latina atraviesan por momentos distintos, lo que obliga a los inversionistas aplicar diferentes planes.

El repunte económico por el que atraviesa Perú y una mejor perspectiva de Brasil han hecho que el sector inmobiliario vea grandes oportunidades en ambos países.

México, la segunda economía más importante de la región, no luce tan atractivo en el corto plazo aunque sí a largo plazo, dijo Santiago Gil, director general para la región de México de Paladin Realty Partners.

Gran oportunidad

Las políticas macroeconómicas ordenas y el haber aprovechado el súper ciclo alcista en el precio de las materias primas hicieron que el Producto Interno Bruto (PIB) de Perú llegara a crecer a ritmos de hasta 9.12% en la última década.

Junto con el crecimiento del PIB peruano, el país logró reducir en más de 50% el índice de pobreza, que pasó de afectar de 55 a 22% de la población, de acuerdo con una investigación de la BBC. En los últimos cinco años, 7 millones de personas han salido de la pobreza.

Para nuestro negocio, que es invertir en desarrollo inmobiliario, significa un gran oportunidad. La población que acaba de salir de la pobreza necesita productos inmobiliarios de más alta calidad. Entonces, un país con la demografía joven, con este gran milagro económico, hacen la combinación perfecta para crear una oportunidad en desarrollo inmobiliario , señaló Santiago Gil.

Paladin Realty Partners es una institución que se ha dedicado al sector inmobiliario en América Latina desde 1998, cuando realizó su primera inversión en bienes raíces en la región.

En casi dos décadas, a través de una serie de fondos mixtos y negocios relacionados, Paladin Realty Partners ha invertido en el desarrollo de más de 32,000 unidades residenciales, propiedades comerciales y selectas; comprenden más de 1.85 millones de metros cuadrados y casi 4,000 millones de dólares de costo total proyectado en Brasil, México, Colombia, Perú, Chile, Uruguay y Costa Rica, de acuerdo con información publicada en su página de Internet.

Al igual que Perú, Brasil es un mercado llamativo.

Con todo y la recesión, nuestro negocio en Brasil ha ido muy bien porque está fundamentado por el crecimiento demográfico y porque los programas gubernamentales en Brasil nunca dejaron descobijado al sector hipotecario , explicó Santiago Gil.

Brasil, la principal economía de América, atravesó por años complicados. En el 2015, su PIB se contrajo 3.8% y en el 2016 la recesión fue de 3.6%, de acuerdo con el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística.

La previsión de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) indica que en el 2017 ya no se espera recesión en el país latinoamericano y, para el 2018, el PIB brasileño volverá a crecer alrededor de 1.5 por ciento.

Nuestro negocio en Brasil va a seguir siendo 50% de nuestro fondo y en terceras partes México, Perú y Colombia. Eso lo respetamos en las épocas buenas y malas , refirió Santiago Gil.

México, un caso complejo

En este momento, la economía mexicana se encuentra en un momento de volatilidad e incertidumbre, entre otras razones, por la llegada de Donald Trump a la Presidencia de Estados Unidos.

En el largo plazo, por las reformas estructurales, vemos a México muy bien. En el corto plazo estaremos enfocados en sectores más defensivos, como son vivienda media en el centro de las ciudades , añadió Santiago Gil.

La vivienda media está más aislada de si sube o baja el dólar y al sentimiento de incertidumbre, de acuerdo con el director general para la región de México de Paladin Realty Partners.

En la Ciudad de México necesitas 60,000 casas nuevas al año sólo por demografía y solamente se construyen 20,000. Hay una oportunidad que es resistente al entorno de corto plazo de volatilidad , abundó Santiago Gil.

Una vez que pase la volatilidad, Paladin Realty Partners regresará al desarrollo de oficinas, hoteles y a la vivienda de más altos precios.

mario.calixto@eleconomista.mx