La estatal Saudi Aramco, la mayor empresa petrolera del mundo, es también la firma más rentable, superando casi dos veces en valor a Apple, la empresa pública más valiosa del planeta. El beneficio neto de la petrolera saudita llegó a 111,100 millones de dólares en 2018, mientras que los de la tecnológica ascendieron a 59,500 millones de dólares en el mismo periodo. Las ganancias netas de la compañía saudí fue igual a la de Apple, la matriz de Google, Alphabet (30,700 millones de dólares) y Exxon Mobil (20,800 millones de dólares) sumadas.

El valor de la empresa estatal de Arabia Saudita fue revelado este lunes por las calificadoras Moody's y Fitch Ratings, que dieron nota a la compañía por primera vez conforme ésta se prepara para su debut de bonos en dólares. Moody's le concedió una nota de A1 y Fitch, un A+, ambos con perspectiva estable, el quinto grado de inversión más alto, pero inferior a las recibidas por petroleras como Exxon, Shell y Chevron Corp.

La calificación AA- que Fitch otorgó a Royal Dutch Shell Plc está un escalón arriba de la de Aramco. Exxon Mobil Corp. tiene la calificación Aaa de Moody’s, cuatro peldaños por encima de la recibida por la petrolera saudita.

Las razones presentadas por las calificadoras para las notas otorgadas a Saudi Aramco tienen que ver con los "fuertes vínculos" entre la empresa y el reino de Arabia Saudita, pues el estado influye en las regulaciones del nivel de producción, impuestos y dividendos. Un análisis de Bloomberg señala la dependencia del reino de la compañía para financiar el gasto social y militar del país y el nivel de vida de los príncipes sauditas, lo que supone una carga para el flujo de Aramco.

Con todo, el beneficio neto de Saudi Aramco supera al los 22,352 millones de dólares de Royal Dutch Shell, los 20,840 millones de dólares de ExxonMobil y los 14,860 millones de dólares Chevron, incluso si se les combina.

Según los informes de las calificadoras, Aramco produjo en 2018 un volumen de 13.6 millones de barriles de petróleo equivalente (boe) diarios y tiene acceso a reservas probadas de 256,900 millones de barriles de petróleo y gas. Saudi Aramco opera la red de hidrocarburos única más grande del mundo, el Master Gas Systemy opera el campo Ghawar, el campo de petróleo en tierra más grande del mundo, y el campo Safaniya , el campo de petróleo en alta mar más grande del mundo.

La oferta de bonos, que ayudarán a financiar la compra de una participación del 70% de Saudi Basic Industries Corp, obligó a la petrolera estatal a hacer públicas sus cuentas a los inversores por primera vez desde su nacionalización hace cuarenta años, y representa un primer paso a la transparencia requerida para su Oferta Pública Inicial, prevista para 2021. Se espera, según dijo el ministro de Energía saudí Khalid Al-Falih, que con la venta de los bonos Saudi Aramco recaude alrededor de 10,000 millones de dólares.

La gira entre los inversionistas para la venta de los bonos iniciará el próximo 1 de abril, y estará a cargo de los bancos JPMorgan Chase & Co., Morgan Stanley, Citigroup Inc., Goldman Sachs Group Inc., HSBC Holdings y NCB Capital.