El pasado 29 de mayo las acciones de la viviendera Sare se desplomaron en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), al perder prácticamente su valor nominal y cotizar en 0.009 pesos por papel.

Ese día la emisora fue suspendida, pero la razón no fue porque sus acciones cotizaron en niveles mínimos nunca vistos en la historia del mercado bursátil mexicano, sino porque no cumplió con la entrega de su reporte financiero del primer trimestre de este año.

Homex, otra empresa del sector vivienda, negocia sus acciones en centavos en el mercado mexicano. El 2 de agosto del 2018 tocaron un mínimo histórico de cinco centavos y en la jornada de este lunes cerraron en 0.082 pesos.

Tanto Sare como Homex, ambas operan en el sector de la vivienda y arrastran una crítica situación financiera desde el 2011, que sigue manteniendo endebles sus pilares y su desempeño en Bolsa ha sido reducido prácticamente a acciones de “centavos”, por eso son conocidas también como las penny stocks mexicanas.

El director de Promoción y Emisoras de la BMV, Juan Manuel Olivo, explicó que de acuerdo con la regulación del mercado de valores, si el precio de una acción se reduce a centavos no es razón para suspender la cotización o amonestar a una emisora porque el precio lo fija el mercado.

“Lo más importante es que las emisoras revelen información al mercado y es algo que hemos trabajado con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores. No juzgamos si es buena o mala, si está cara o barata (porque) las reglas privilegian la rendición de información oportuna y transparente”, expuso Juan Manuel Olivo.

Inversiones arriesgadas

En el mercado accionario mexicano una acción se puede comprar y vender aún cuando su precio se reduzca a niveles de centavos, incluso perder su valor nominal y seguir negociándose. “Un caso sin precedente ha sido Sare, pues nunca en la historia de la BMV habíamos visto empresas cotizar en menos de un centavo”, expresó el asesor financiero independiente, Erick Arámbula.

Luego explicó que invertir en una acción de “centavo” es sumamente arriesgado porque la compañía podría estar con graves problemas de solvencia y liquidez. La gran mayoría se usa para especular.

“Todas las empresas que cotizan en la Bolsa tienen que cumplir requisitos de mantenimiento, el capital social en manos de inversionistas debe ser de al menos 10 por ciento. Cuando una empresa no cumple un requisito de mantenimiento, como el de capital flotando en el mercado, nos acercamos a la emisora para atender este tema (o) para entender qué hay detrás del precio de la acción se solicita a la empresa que mande un evento relevante al mercado”, dijo el director de Promoción y Emisoras de la BMV.

Arámbula dijo que “Sare es la empresa que se rehúsa morir. Homex está manchado por “maquillar reportes”, le ha costado ganarse nuevamente la confianza de sus inversionistas tras el escándalo de un fraude contable por 3,300 millones de dólares en 2017.

[email protected]