Pese a la salida de flujos foráneos tanto del mercado mexicano de dinero como de capitales, el peso se ha mantenido estable en los últimos tres meses e incluso en ese lapso registró una apreciación de 4.1% frente al dólar, equivalente a una ganancia de 81.35 centavos.

En el periodo junio-agosto, el mercado financiero local registró una salida neta de recursos monetarios de alrededor de 3,961 millones de pesos (205 millones de dólares), al pasar de 2.122 a 2.118 billones de pesos, según información del Banco de México (Banxico).

Por instrumento, los inversionistas extranjeros decidieron vender sus posiciones en Bonos M de largo plazo, sumando 45,576 millones de pesos (2,385 millones de dólares), para llegar a 1.787 billones de pesos en igual lapso.

Los inversionistas foráneos también se desprendieron de los bonos denominados en Udis (Udibonos) al registrar una cifra de 7,860 millones de pesos, además, de los Bondes D, que mostraron una cantidad de 215 millones de pesos.

Por el contrario, los inversionistas extranjeros demandaron Certificados de la Tesorería de la Federación (Cetes) alcanzando 49,690 millones de pesos (2,600 millones de dólares) entre junio y agosto.

Optimismo por el TLCAN

El analista económico senior de CIBanco, James Salazar, comentó que la salida de flujos extranjeros efectivamente no ha golpeado mucho al peso como a otras monedas de economías subdesarrolladas (Brasil, Argentina y Turquía), debido al optimismo que existe sobre la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Agregó que la migración de flujos de mercados emergentes se explica básicamente por la política de alza de tasas de interés que está llevando a cabo la Reserva Federal (Fed), donde el 26 de septiembre se espera un nuevo incremento de 25 puntos base para llevarlas a 2.25 por ciento.

Por otro lado, de acuerdo con datos de Banxico, el mercado de renta variable reporta tres meses de salida de flujos, acumulando un monto total de 908.1 millones de dólares.

Julio fue el mes que registró la mayor salida al observarse una migración de 520 millones de dólares, seguido por junio con 277 millones y agosto con 111 millones.

Un análisis de Citibanamex destacó que el retiro de flujos de mercados emergentes se deriva de los riesgos asociados a las economías emergentes por la tensa situación comercial entre China y EU.

El documento explica que en México durante junio y julio la Bolsa subió 11.27%, y en el lapso junio-agosto repuntó 10.94%, a pesar de la salida de flujos extranjeros.

Ello se debió a que pese a las amenazas de Estados Unidos a China en términos de aranceles, el mercado repuntó por el optimismo de las elecciones, así como el acercamiento de Andrés Manuel López Obrador a los inversionistas y al mercado.

[email protected]