Continúa la fiebre de SPAC este año, atrayendo a inversionistas de renombre e íconos de la cultura pop. Hay quienes creen que los inversionistas minoristas que intentan sacar provecho de la locura están recibiendo un trato injusto.

En febrero, Americans for Financial Reform y la Consumer Federation of America enviaron una carta al Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes en Washington DC en la que detallaban las preocupaciones sobre el auge entre las empresas de adquisición de fines especiales (SPAC).

La carta, dirigida a la presidenta del comité, Maxine Waters, decía que el auge de los SPAC está "alimentado por conflictos de intereses y compensaciones a los informantes corporativos a expensas de inversionistas minoristas".

También sugirió un intento por parte de los patrocinadores y sus objetivos "de poner fin a reglas de tiempo atrás diseñadas para promover mercados justos y eficientes".

Business Insider publicó que los SPAC han existido durante décadas, sin embargo, han tomado un mayor auge desde el año pasado y lo que va del 2021, promocionados como una alternativa más rápida y barata para que las empresas coticen en Bolsa en comparación con una Oferta Pública Inicial (POI) tradicional.

En los primeros dos meses de este año, en Estados Unidos 175 SPAC se han hecho públicos según los datos compilados por Goldman Sachs, aproximadamente cinco acuerdos por día. Si ese ritmo continúa, el banco de inversión estima que las ofertas de este año superarán el número total de SPACS en 2020 para fines de marzo.

Quizá el ejemplo más famoso de SPAC fue la que compró Burger King en 2012, aunque la operación fue algo más complicada.

Burger King fue comprada en una operación con mucha deuda en 2010, y solo dos años después fue comprada de nuevo por un SPAC y así volvió a cotizar en Bolsa. Otro ejemplo es el de Virgin Galactic, que se fusionó con una SPAC en 2019 y así logro salir a Bolsa de una forma muy rápida. Los SPAC son empresa de adquisición que juntan dinero de inversionistas para comprar en el futuro empresas.

termometro.economico@eleconomista.mx