El próximo lunes termina el periodo que tienen las empresas que cotizan en Bolsa para publicar sus resultados financieros al segundo trimestre del año, sin embargo, una gran proporción de estos corporativos ya ha reportado, lo que nos permite describir algunas tendencias y perfilar los siguientes movimientos del mercado accionario

Consideramos que, al menos con la información reportada hasta el momento, la calidad de los reportes no avala el máximo histórico que alcanzó recientemente el principal indicador del mercado accionario. Consideremos que los niveles alcanzados corresponden a un múltiplo VE/EBITDA de los integrantes del Índice en 9.43 veces, que es superior a 90% de las observaciones de este indicador.

El Índice Signum, que mide el porcentaje de empresas con reportes excelentes y buenos desde el punto de vista de nuestros analistas, alcanza 70 puntos, que es inferior a los 73 puntos alcanzados durante el primer trimestre del año y a los 86 del tercer trimestre del año anterior.

Si al cierre de la temporada de reportes no mejora este indicador, consideramos que el mercado continuará su corrección hacia las 50,000 unidades, ya que la circunstancia adversa que representa la renegociación del TLC no favorecerá los múltiplos altos.

A nivel sectorial, vemos que las industrias relacionadas con el consumo siguen manteniendo fortaleza. Es el caso de ALSEA, que presentó un excelente resultado, con incremento en ventas de 14 y de 15% en EBITDA. También es el caso de LIVEPOL, cuya recomendación cambiamos recientemente a Compra, y que reportó un aumento de 23% en ingresos y de 19.4% en EBITDA, tras la consolidación contable de Suburbia -transacción que celebramos en su momento-. Por su parte, BACHOCO, una empresa que clasificamos como defensiva, tuvo un incremento en ingresos de 13% y de 12% en EBITDA, gracias a que ejerció un importante control de costos y gastos.

Ya comentamos anteriormente los buenos resultados del sector financiero, con avances de doble dígito en cartera en empresas como GFNORTE y UNIFIN. En la intersección entre la industria financiera y comercial ya mencionamos el excelente reporte de ELEKTRA, que mostró un avance de 25% en EBITDA -un crecimiento a doble dígito por séptimo trimestre consecutivo-.

Es importante mencionar que FEMSA, la empresa con mayor peso en el Índice, mostró un incremento de 19% en EBITDA gracias al enorme dinamismo de su división comercial. La segunda corporación con mayor peso, América Móvil (AMX), también tuvo un muy buen reporte, con avances importantes en el segmento de datos.

Las televisoras tuvieron un desempeño mixto, con un mal reporte de TLEVISA, que mostró debilidad en sus ventas de publicidad, lo contrario a TVAZTECA. También con resultados mixtos encontramos a los aeropuertos, ya que OMA mostró desaceleración en el tráfico de pasajeros, mientras que ASUR se benefició por la consolidación de Aerostar.

ALFA y subsidiarias tuvieron resultados desfavorables relacionados con la volatilidad de los precios de los productos de ALPEK y la debilidad en la industria automotriz en América del Norte que impactó negativamente en los resultados de NEMAK. Kimberly Clark de México (KIMBER) es una de las empresas más rentables de la Bolsa que, sin embargo, se encuentra en una coyuntura desfavorable, ya que mostró un retroceso de 10% en EBITDA por mayores costos de insumos.

En resumen, los reportes corporativos, hasta ahora, acumulan un 7 de calificación, lo que no será suficiente para mantener al principal indicador en máximos históricos. No en medio de la complicada coyuntura que representa la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. Consideramos que los primeros movimientos en este complicado ajedrez serán sumamente agresivos y propiciarán una mayor aversión al riesgo por parte de los inversionistas.

*Héctor O. Romero es director general de Signum Research