Los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos subieron el viernes, con miras a la reunión que sostendrá la Reserva Federal esta semana, cuando los mercados prestarán atención a las previsiones económicas y a los mensajes sobre el momento en que el banco central empezará a retirar sus estímulos monetarios.

El retorno del bono a 10 años se mantuvo en torno al 1.3%, o casi 17 puntos básicos por encima del mínimo de cinco meses al que cayó el martes, pero de todas formas se situó en el extremo inferior de su rango reciente. El rendimiento del referencial ganó el viernes 2.1 puntos básicos a 1.288 por ciento.

El retorno del papel a 30 años subió 2.2 puntos básicos a 1.925 por ciento.

El mercado de bonos del Tesoro ha pasado desde una grave liquidación a una demanda acelerada y ahora está buscando un equilibrio, en momentos en que la nueva variante del coronavirus, Delta, ha generado el temor a más confinamientos que podrían golpear a la economía, dijo Steven Ricchiuto, analista de Mizuho Securities.

"Lo que realmente estamos viendo es una gran cantidad de tono especulativo en un mercado con volúmenes muy bajos de operaciones", dijo Ricchiuto.

"El mercado tiene que retroceder y encontrar un nivel más realista y eso es lo que está intentando hacer en este momento".

Los temores a nuevas cuarentenas por el coronavirus y la insistencia de la Fed en que la inflación se mantendrá dentro de su objetivo del 2% causaron un fuerte repunte en los precios de los bonos del Tesoro, que se mueven inversamente a los rendimientos.

El diferencial de rendimiento entre las notas a 2 y 10 años, considerado un indicador de las expectativas económicas, cotizó en 108.3 puntos básicos.