Las acciones de las empresas embotelladoras que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV)  “reaccionaron poco” a la nueva propuesta de aumentar más de 300% el impuesto para los refrescos, lo cual equivaldría a un alza de 5 pesos por litro.

Este martes en el Senado de la República la bancada de Morena presentó la propuesta de aumentar el impuesto a las bebidas azucaradas y alimentos llamados “chatarra”, con lo que gravamen para los refrescos pasaría de 1.2 pesos por litro actual a 5 pesos por litro, equivalente a un alza de 316.66 por ciento.

Para alimentos no básicos, con una densidad calórica de 200 kilocalorías o mayor por cada 100 gramos, el aumento al impuesto sería de 25% contra el 8% previo.

Este martes, un día después de darse a conocer la sugerencia las acciones de Arca Continental (AC), Coca-Cola FEMSA (KOF) y Cultiba cerraron con un desempeño mixto en la Bolsa mexicana.

El mayor descenso se observó en la cotización de KOF, la principal embotelladora de la marca Coca-Cola en el mundo por volumen, cuyos títulos descendieron 1.52%, a 91.59 pesos.

Mientras que las acciones de Arca Continental (AC), que es la segunda embotelladora de Coca-Cola, finalizaron con una ligera baja de 0.46 por ciento.

Por su parte, los papeles de Cultiba, que comercializa bebidas y otros productos de las marcas PepsiCo, cerraron sin variación este miércoles respecto a la jornada del martes, conservando un precio de 10.25 pesos por unidad.

Mete ruido

Analistas bursátiles opinan que la iniciativa de aumentar hasta cinco pesos el impuesto a los refrescos por ahora tiene poco impacto, porque es una propuesta que podría no trascender, como ya ha sucedido con propuestas en otros sectores, como la que se impulsó en el 2018 de eliminar las comisiones bancarias.

“Por lo que vimos ayer 2 de septiembre, en la cotización (de las refresqueras de la BMV) creo que los inversionistas están considerando que no maduraría una propuesta de este tipo, que sería poco probable que pase, aunque siempre este tipo de noticias mete ‘ruido’”, opinó Jacobo Rodríguez, director de Análisis Financiero en Black Wallstreet Capital México (BWC).

El directivo mencionó que las embotelladoras han sido de las más rezagadas en Bolsa ante este tipo de iniciativas porque podrían significar una disminución en el consumo de este tipo de bebidas.

Diversificación

Sin embargo, el especialista bursátil explicó que ante este tipo de presiones las compañías del sector de consumo implementan distintas estrategias para contrarrestar los efectos negativos, como lanzar productos con menor contenido o bajo en azúcar.

En tanto que analistas de Monex Casa de Bolsa señalaron que la propuesta, en general, considera la prohibición de venta de dichos productos a menores de edad, por ahora han aprobado dicha medida los estados de Oaxaca y Tabasco.

Los especialistas de Monex coincidieron en que dicha propuesta “requerirá su validación para ser efectiva, por lo que será relevante evaluar escenarios ante un posible aumento, pero principalmente la proporción. El efecto que se consideraba en las dos entidades ahora podría tener un impacto a nivel nacional”.

Los analistas bursátiles enfatizaron que, ante este tipo de iniciativas, las empresas del sector suelen adaptan sus estrategias para paliar los efectos, puesto que el consumo podría verse limitado, recordando que en el segundo trimestre del año el sector enfrentó caídas importantes en su volumen de ventas por las medidas para evitar la propagación de la pandemia de la Covid-19.

El volumen de ventas de las emisoras disminuyó en el segundo trimestre del año. En el caso de Coca-Cola FEMSA 7.16%; en el de Cultiba 6.72% y en el de Arca Continental un 9.20 por ciento.

“Ante este tipo de medidas, las emisoras podrían buscar modificar las fórmulas de sus productos, pero sin perder su sabor, por lo que estaremos atentos a más información que nos puedan proporcionar, para evaluar diversos escenarios en el mediano plazo”, expusieron especialistas de Monex en su análisis.

Otras presiones

Además de esta iniciativa, las empresas del sector de bebidas y alimentos se enfrentan a otro tipo de presiones con la reforma a la Norma Oficial Mexicana (NOM-051) en México promulgada en marzo pasado.

Dicha normativa regula el etiquetado frontal que deben tener todos los productos preenvasados y con lo que se verán obligadas a indicar el contenido calórico a partir del próximo mes de  octubre.

KOF promovió un juicio de amparo en contra de esta reforma, la cual se encuentra pendiente de resolución.

Aunque precisó que no puede asegurar “que ésta no tendrá un efecto adverso en su negocio y en los resultados de sus operaciones en México”.

Por otra parte, para el grupo panificador Bimbo también habría cierto impacto por las medidas del nuevo etiquetado.

Giselle Mojica, analista en Invex Casa de Bolsa, explicó en un estudio que dicha empresa podría resultar afectada en al menos “5 categorías (galletas, botanas, pastelitos, confitería y pastelería), debido a los niveles calóricos, pero se esperaría una recuperación en el mediano y largo plazo porque actualmente el pan sigue siendo un producto de consumo diario en México y porque el arraigo por ciertos productos o sabores pueden hacer de lado el etiquetado”.

judith.santiago@eleconomista.mx