La política proteccionista que pretende llevar a cabo el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, podría afectar a por lo menos tres sectores industriales, pero tendría un efecto dominó en muchos más, coincidieron analistas de diferentes sectores.

A partir del 2009 las empresas del sector automotriz vieron atractivo a México y vinieron a este país. Eso es justamente el primer en la crítica de Donald Trump , consideró José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC). Agregó que de inicio, Donald Trump enfocó sus baterías al sector automotriz, aunque no será el único sector afectado por las políticas proteccionistas.

Pero también en el sector manufactura en general existirán consecuencias, y en maquinaria, equipo eléctrico, electrónico habrá esas presiones. Me parece que por ahí va a comenzar esto. El problema es que muchos de los servicios y del comercio están en función de. Entonces por ahí entrará y es por donde comenzaremos a ver los problemas , indicó.

Jorge Gordillo, director de Análisis Económico de CiBanco, añadió que el sector industrial tiene aristas interesantes, así como el sector aeropuertos, que no deja de mostrar muy buenos números cada vez que reporta, a pesar de que los han golpeado mucho por la misma incertidumbre de las últimas semanas.

Agregó que, además, el sector financiero muestra incertidumbre aunque podría resultar beneficiado por el alza en las tasas de interés, pero por otro lado le puede afectar una caída en el número de créditos.

Los primeros 100 días de gobierno son vitales, que ha comentado Trump; serán de estudio, de acercamiento con diferentes autoridades. Para entonces tendremos algo más claro de cómo nos va a ir , enfatizó Gordillo.

De la Cruz añadió que las decisiones de Trump traerán una desaceleración económica del país, por lo que se podría dar un efecto dominó en otras áreas.

No se construye en un país de bajo crecimiento, entonces el sector construcción puede ser otro. Y este sector tiene vínculos con otras 30 ramas de la economía muy importantes, algunas industriales y otras de servicios , añadió De la Cruz. Recordó que estos sectores serán los primeros en acusar de recibo si el gobierno mexicano no hace una negociación eficaz de los tratados comerciales con EU y si el fruto de estas negociaciones no son en pro de preservar los motores de este país.

Grandes empresas

Coincidieron en que México corre gran riesgo debido a que las grandes empresas de manufactura que vinieron al país se vean condicionadas y enfrenten restricciones por la presión de EU y que, en función de esas restricciones, inhiban sus inversiones en México.

De la Cruz destacó que la presión social va a aumentar si la economía se desacelera o, peor aún, si Trump nos da un manotazo en donde las cosas han ido mejor...Aguascalientes, San Luis Potosí, Guanajuato y Chihuahua, que han tenido crecimientos de hasta doble dígito gracias a estos vínculos manufactureros; han sido polos para atraer lo que otras regiones no .

Refirieron que las empresas mexicanas corren el riesgo de que si el mercado interno funciona de manera débil y los flujos se dañan, las grandes compañías locales van a mermar su capacidad de mantenerse en los negocios, por lo que podrían tener consecuencias severas a mediano y largo plazo.

De la Cruz aseguró que el sector financiero en el mundo vive una realidad aparte a la del resto de los sectores y los ciudadanos mismos.

Durante los últimos 15 años lo que se ha mostrado no sólo en México, sino en todo el mundo, es que el sector financiero vive una realidad; que el sector financiero global puede provocar una de las crisis más importantes después de 1929 y seguir disfrutando de ganancias , argumentó.

[email protected]