Antes de que concluya abril, los países miembros del G20 anunciarán su participación en el mayor recorte en la producción petrolera de la historia, que según el gobierno de Arabia Saudita será de entre 19 y 20 millones de barriles en conjunto con los 9.7 millones acordados por los países de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y no afiliados (OPEP+) y de los que México aportará 100,000 barriles diarios.

Con ello, la producción global sería de 26 millones de barriles diarios durante mayo y junio.

El príncipe Abdulaziz bin Salman, ministro de Energía de Arabia Saudita, reveló que los países del G20 recortarán cerca de 3.7 millones de barriles diarios, volumen que se sumará a la reducción de compras de la Agencia Internacional de Energía para sus inventarios.

Aseguró que si es necesario un recorte adicional a la producción para aumentar los precios, su país podría bajar hasta 8.49 millones de barriles por día con la participación de otras petroleras además de la nacional Saudi Aramco.

“Nos desenvolveremos con flexibilidad y pragmatismo haciendo lo que sea necesario”, indicó el ministro saudí, “observarermos cómo avanza la demanda y entonces tomar decisiones”.

Estabilizar mercado

Buscando estabilizar el mercado tras el anuncio del recorte de los países de la OPEP+ que todavía no entra en vigor, el gigante petrolero estatal Saudi Aramco dio a conocer sus precios oficiales de venta de crudo para mayo, en los que ofreció descuentos para sus clientes asiáticos.

La compañía fijó el precio de su cpetróleo ligero Arab para Asia con un descuento de 7.3 dólares por barril, mientras que en el promedio del crudo mediano el descuento será de 4.2 dólares en comparación con abril, por encima de los 3 dólares que esperaban analistas.

Para Estados Unidos, el descuento del petróleo Arab será de 0.75 dólares por barril frente a la referencia del Argus Sour Crude Index.

El mes pasado, Saudi Aramco incrementó su producción para llegar a 12.3 millones de barriles diarios, luego de que los gobiernos de Riad y Moscú no alcanzaron una tregua para reducir la producción, lo que provocó que en casos como la mezcla mexicana de exportación, que se compone de crudo pesado en más de 60%, redujeran hasta en 75% sus precios, o que otros como Ecuador suspendieran incluso por días las ventas de su crudo pesado que no logró competir con la calidad de los petróleos árabes.

En tanto, el pacto para reducir la producción fue ratificado el domingo, con reducciones de 9.7 millones de barriles diarios entre mayo y junio por parte de los 23 integrantes del grupo OPEP+. Entre julio y diciembre, el recorte será de 7.7 millones de barriles y entre enero del próximo año y abril del 2022 será de 5.8 millones de barriles por día, según la OPEP.

A México se le permitió acceder a un recorte de 100,000 barriles diarios, que con la línea base de la producción de febrero le permitirá producir un máximo de 1.629 millones de barriles por día.

“Les adelanto que nos fue muy bien,, México tuvo un trato especial, fue respetado por el concierto de estas naciones productoras, fue algo excepcional, también nunca visto, como el acuerdo, pero eso lo vamos a tratar el miércoles”, externó el presidente Andrés Manuel López Obrador en su conferencia, mientras la Secretaría de Energía guarda silencio sobre el tema y sólo publicó mediante Twitter que el recorte para el país sería de 100,000 barriles diarios.

Mezcla gana 3.75%

Recorte en bombeo de petróleo, sin impacto en precios

El mínimo impacto en los precios del crudo tras el pacto global de recortes al bombeo mostró el lunes que los productores tienen un complicado escenario si quieren restaurar el equilibrio del mercado, mientras el coronavirus destruye la demanda y eleva las existencias, mencionaron observadores de la industria.

Grandes productores como Estados Unidos y Canadá también ofrecieron compromisos indirectos a los recortes, elevando las previsiones de drásticas disminuciones al bombeo en los próximos días ante la caída libre de los precios.

No obstante, el mercado petrolero apenas se agitó. El barril de crudo referencial Brent cerró con un avance de 46 centavos, o 1.46%, a 31.94 dólares, minetras que el estadounidense WTI perdió 35 centavos, o 1.54%, a 22.41 dólares.

En tanto, la mezcla mexicana de exportación subió 3.75%, o 62 centavos, a 17.16 dólares por barril.

Los movimientos revelan lo que tanto inversionistas como productores saben ya que el monumental acuerdo de recorte de suministro ante el desplome de 30% en la demanda apenas podría tener un impacto inicialmente.

Desde que cayó por debajo de los 22 dólares por barril, hace dos semanas, el Brent ha rebotado cerca de 48 por ciento. Tanto el Brent como el WTI han perdido más de la mitad de su valor en el  año.

El recorte acordado por la OPEP+ puede ser cuatro veces superior al récord anterior del 2008 y el suministro total podría contraerse el doble que con otras medidas. Pese a todo, la reducción sigue siendo pequeña, ya que algunos analistas prevén un desplome de la demanda de hasta 30 millones de bpd en abril.

Expertos dijeron que, aunque la cifra general del pacto sugiere un recorte de casi 10 millones de bpd, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Kuwait probablemente tendrán que reducir su extracción 23% más de lo que acordaron. (Reuters)

[email protected]omista.com.mx