El oro subió el viernes y terminó la semana casi estable, debido a que el sorpresivo despido del jefe del FBI en Estados Unidos generó preocupaciones entre los inversores y aumentó la demanda del lingote, en tanto, el dólar y los rendimientos de los bonos del Tesoro cayeron.

El oro al contado subió 0.3% a 1,228.01 dólares la onza, operando cerca de su promedio móvil de 100 días. El metal precioso ganó 0.5% en la sesión anterior, su mayor avance diario en un mes.

Los futuros del oro en Estados Unidos sumaron 0.3% a 1,227.70 dólares la onza.

Se puede ver que la incertidumbre política continúa apoyando al oro , dijo el analista de ETF Securities, Martin Arnold, quien agregó que la destitución de James Comey del FBI y las próximas elecciones en Reino Unido son algunas fuentes de incertidumbre.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, encontró resistencia el jueves luego de que dijo que el exjefe del Buró Federal de Investigación (FBI), James Comey, era un fanfarrón , lo que fue rechazado por senadores y el director interino de la agencia Andrew McCabe.

Pero el avance del oro era limitado por las expectativas de que la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) suba las tasas de interés en junio. Los operadores ven 100% de probabilidades de que la Fed suba sus tasas en junio, según la herramienta FedWatch de CME Group.

El oro es altamente sensible a la alza de tasas, que elevan el costo de oportunidad de tener lingotes, que no rinden intereses, al tiempo que impulsan al dólar.

Entre otros metales preciosos, la plata subió 0.7% a 16.41 dólares la onza, el platino cayó 0.1% a 913.65 dólares. Ambos metales anotaron su primera alza semanal en un mes. El paladio ganó 0.2% a 803 dólares.