Los precios del petróleo subieron este martes, en la primera jornada en el mercado de futuros del crudo, ante las inusuales protestas contra el gobierno de Irán, y la consolidación de los recortes de la OPEP y Rusia.

 

Es la primera vez desde enero de 2014 que las dos referencias internacionales del crudo abrieron el año por encima de los 60 dólares por barril.

"El creciente malestar en Irán sentó las bases para un comienzo alcista hasta 2018", señaló Schork Report en una nota a sus clientes.

"El petróleo ha subido con claridad durante la noche impulsado por un incendio en la mayor refinería de Venezuela y por las protestas que se están produciendo en Irán", añaden los expertos de AlphaValue en su informe diario.

El precio del petróleo ha rebotado casi un 50 por ciento desde su mínimo anual y ha vuelto a demostrar que se trata de una de las variables más difíciles de predecir para el consenso del mercado.

De cara a 2018, volverá a ser uno de los factores que los inversores deberán tener en cuenta, sobre todo por esa dificultad a la hora de prever su comportamiento.

Cuando muchos analistas habían anticipado un comportamiento discreto del llamado "oro negro" hasta final de año, la materia prima ha vuelto a contradecir la opinión mayoritaria y ha marcado máximos desde junio de 2015 (en el caso del petróleo Brent, la referencia en Europa), tras rebotar casi un 50% desde los mínimos de junio.

Incluso sin los disturbios en Irán, que es un importante exportador de petróleo, el sentimiento del mercado fue alcista.

"La caída de los inventarios a nivel mundial y el fuerte crecimiento económico compensaron el reinicio de las operaciones del oleoducto de Forties y la reanudación de la producción en Libia, luego de una interrupción del suministro", señaló Jeffrey Halley, analista de la correduría de futuros Oanda en Singapur.

El sistema de tuberías Forties de 450,000 barriles por día (bpd) en el Mar del Norte regresó a operaciones completas el 30 de diciembre después de un cierre no planificado.

En la misma línea, los analistas de RBC Capital han aumentado su estimación de precio medio para el barril Brent en 2018 hasta los 62.30 dólares por barril desde los 55.5 dólares. “El mercado alcanzará un equilibrio entre oferta y demanda el próximo año”, afirman.

Entre los riesgos a la baja para su previsión, destacan la producción de petróleo no convencional en Estados Unidos (esquisto), uno de los factores fundamentales para analizar el precio del crudo en los próximos años.

Este martes, el barril de petróleo tipo Brent del Mar del Norte para entregas en febrero se cotizaba en 67.12 dólares al inicio de la sesión (08:00 GMT) en el mercado electrónico Intercontinental Petroleum Exchange (ICE).

El Brent subía 25 centavos de dólar (0.37%) respecto al cierre previo, del viernes pasado de 66.87 dólares.

En tanto, el crudo estadunidense West Texas Intermediate (WTI) para entregas en febrero también a las 08:00 GMT, aumentaba 19 centavos de dólar (0.31%) y se cotizaba en 60.73 dólares.

Por su parte, la canasta de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se cotizó el viernes 29 de diciembre en 64.47 dólares, un alza de 30 centavos de dólar (0.47%) respecto al cierre del jueves.