Los precios del petróleo subieron más de un 1% el jueves, después de una sesión volátil en la que los contratos referenciales oscilaron en un rango de 5 dólares, después de que la OPEP+ sorprendió a los mercados al ceñirse a sus planes de impulsar la producción lentamente.

Los futuros de crudo Brent ganaron 80 centavos, o un 1.16%, a 69.67 dólares el barril después de tocar un mínimo de 65,72 dólares en el día, mientras que los futuros del crudo estadounidense West Texas Intermediate (WTI) avanzaron 93 centavos, o un 1.42%, a 66.50 dólares el barril, tras hundirse hasta 62.43 dólares.

El crudo cayó fuertemente después de que la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados, un grupo conocido como OPEP+, sorprendieron en algo al ceñirse a los planes para aumentar la producción mensual en 400,000 barriles por día.

Fue el último de una serie de eventos que han provocado un derrumbe del crudo, que ha perdido un 24% en las últimas tres semanas.

Los futuros del petróleo reforzaron el repunte al final del día, pero la combinación de incertidumbre en torno a la variante Ómicron, los esfuerzos de los gobiernos para detener la ola de nuevas infecciones y las expectativas de más oferta mantuvieron alertas a los operadores.

Los asesores de operaciones de materias primas, así como las instituciones y los fondos de cobertura también han estado vendiendo, cerrando posiciones después de un año sólido en general para los futuros del crudo.

La OPEP+ decidió el jueves impulsar la oferta en enero en línea con los meses anteriores. Desde agosto, ha ido reduciendo gradualmente los recortes récord acordados en 2020. La Casa Blanca dijo que acogió con satisfacción la decisión, pero agregó que Estados Unidos no tenía planes de reconsiderar su postura de liberar reservas de crudo.

El suministro adicional se produce cuando los mercados lidian con la falta de claridad sobre la gravedad de la variante Ómicron del coronavirus y si las vacunas seguirán siendo eficaces contra ella.

kg