Los precios del petróleo caían la mañana de este miércoles tras datos de la industria que mostraron que las reservas de crudo aumentaron más de lo esperado y que los inventarios de combustible crecieron la semana pasada en Estados Unidos.

A las 09:02 GMT, el Brent cedía 1.13 dólares, o un 1.3%, hasta los 85.27 dólares el barril luego de cerrar el martes en máximos de siete años. El West Texas Intermediate (WTI) bajaba 1.44 dólares; o un 1.7%, a 83.21 dólares por barril después de ganar un 1.1% en la sesión anterior.

Los inventarios de crudo en Estados Unidos aumentaron en 2.3 millones de barriles en la semana al 22 de octubre, según fuentes del mercado que citaron cifras de API. La cifra superó pronósticos de un alza de 1.9 millones de barriles.

Con el ascenso del Brent en las últimas ocho semanas y el avance del WTI durante las últimas 10 semanas, los precios están comenzando a parecer sobrecomprados, dijeron analistas.

Salvo más titulares alcistas, lo cual es posible considerando lo que vimos ayer, podríamos ver alguna toma de ganancias en Brent y WTI que sería saludable para el mercado", dijo Craig Erlam, analista senior de mercado de OANDA.

Los tanques de almacenamiento en el centro de entrega de petróleo WTI de Cushing, Oklahoma, están más agotados de lo que han estado en los últimos tres años, mientras que los precios de los contratos de futuros a más largo plazo apuntan a que los suministros se mantendrán en esos niveles durante meses.

Pero una recuperación irregular en todo el mundo de la peor crisis de salud en 100 años, después de que la pandemia de Covid-19 afectó la demanda durante meses, a menudo ha generado dudas sobre la sostenibilidad de los precios.

"El mercado mundial del petróleo todavía está en riesgo debido a que no se frena completamente al coronavirus y a sus variantes", dijo Stephen Brennock, de la corredora petrolera PVM. "Un brote durante el verano boreal afectó mucho los precios y eso podría volver a ocurrir si la situación empeora".