El petróleo tocó máximos de varias semanas el lunes antes de perder fuerza más tarde en la sesión, después de que la OPEP indicó que es probable que mantenga los recortes de producción, que han ayudado a impulsar los precios este año, mientras que la escala de tensiones en Oriente Medio aportó más respaldo.

Los futuros del West Texas Intermediate (WTI) en Estados Unidos ganaron 34 centavos, o un 0.54%, a 63.10 dólares el barril, después de tocar un máximo desde el 1 de mayo a 63.81 dólares.

El referencial internacional Brent, en tanto, bajó 24 centavos, o un 0.33%, a 71.97 dólares por barril, tras alcanzar los 73.40 dólares, su nivel más alto desde el 26 de abril.

El ministro de Energía de Arabia Saudita, Khalid al-Falih, dijo el domingo que hay consenso entre la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus productores aliados para reducir "gradualmente" los inventarios petroleros, aunque indicó que su país seguirá respondiendo a las necesidades de lo que calificó como un mercado frágil.

Los comentarios respaldaron temprano a los precios este lunes 20 de mayo, pero los futuros recortaron sus ganancias a través de la sesión.

La OPEP, Rusia y otros productores, una alianza conocida como OPEP+, acordaron recortar la producción en 1.2 millones de barriles por día (bpd) desde el 1 de enero por seis meses para intentar evitar un incremento de los inventarios y debilitar los precios.

La reunión del denominado Comité Conjunto de Supervisión Ministerial este fin de semana en Arabia Saudita no generó recomendaciones sólidas, dejando la decisión sobre política para un encuentro que celebrarán la OPEP y sus aliados el próximo mes en Viena.

El sentimiento alcista también se vio respaldado por el aumento de las tensiones en Oriente Medio. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó el domingo a Irán por Twitter, profundizando el temor a un posible conflicto entre ambos países.