El precio del cobre subió el viernes y registró su mayor avance semanal del año, impulsado por expectativas de un incremento en la demanda de China tras los feriados del Año Nuevo lunar y por una disponibilidad limitada del metal a corto plazo en el mercado físico.

Datos que mostraron que los empleadores estadounidenses contrataron menos trabajadores que lo esperado en enero no tuvieron mayor efecto en los precios de los metales.

El cobre a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres subió 0.15%, a 7,141 dólares la tonelada. El metal usado en electricidad y construcción avanzó 1.1% en la semana, pero aún está perdiendo casi 3% en el año.

Datos que mostraron una baja renovación de existencias de cobre, que plantearon preocupaciones sobre la disponibilidad inmediata, también apuntalaban los precios. Las cifras mostraron que las existencias en depósitos registrados en la Bolsa londinense están en su nivel más bajo en más de un año, en 308,025 toneladas.

Los precios del cobre al contado en Londres subieron 50 dólares por encima del contrato referencial a tres meses, un alza desde una prima de alrededor de 15 dólares a principios de enero.

Los mercados en China, el principal consumidor mundial de cobre, reabrieron el viernes después de una semana de fiestas por el Año Nuevo lunar.

Recientes datos fabriles débiles en el gigante asiático han impulsado la cautela sobre el panorama del crecimiento económico y la demanda de cobre en China.