La próxima salida del Reino Unido de la Unión Europea (Brexit) ha orillado a los inversionistas a buscar activos de refugio, como son la plata y el oro.

La plata se ha visto beneficiada por la incertidumbre que existe desde principios de año, cuando predominaban en la agenda temas como la desaceleración de China y las alzas de tasas de la Reserva Federal de Estados Unidos, que nunca se concretaron, y que se amplió con el Brexit.

Al 5 de julio, el metal tiene un rendimiento de 44.37%, para ubicar su precio en 19.97 dólares por onza.

La plata, al igual que el oro, hila tres años de pérdidas e incluso a principios del año, el 12 de enero, tocó su punto más bajo, al cotizar en 13.79 dólares por onza.

El metal anotó su máximo histórico el 22 de agosto del 2011, cuando llegó a un precio a 43.70 dólares por onza.

Oro brilla más que el petróleo

En lo que va del año, el oro ya presenta un mayor rendimiento que el West Texas Intermediate (WTI), uno de los referenciales del crudo a nivel mundial.

El precio del metal ha ganado 27.73% y se ubica en un precio de 1,355.06 dólares por onza, mientras que el petróleo, que el martes tuvo una baja importante, tiene un alza al 5 de julio de 25.81%, para llegar a un nivel 46.60 dólares por barril.

Hace un mes, el 6 de junio, el petróleo tenía una ventaja de 17 puntos porcentuales sobre el metal dorado, que ya se terminó.

La época pos-Brexit generará tasas de interés bajas por más tiempo. Eso aportará un impulso adicional, porque se buscan inversiones que tengan mayores rendimientos que, en este caso, serán bonos y el oro , explicó Santiago Leal, analista de Estrategia de Renta Fija y Tipo de Cambio de Banorte-Ixe.

Se acaban las opciones

El abanico de activos seguros se ha ido disminuyendo ante la idea de que el bloque europeo se quedará sin uno de sus miembros.

La libra, que era considerada divisa de refugio, ha tenido una depreciación de 12.37% desde el 23 de junio, fecha del referéndum británico, y ahora está en su nivel más bajo en 30 años; además, S&P quitó la calificación AAA al Reino Unido.

Ni la libra ni el euro (que se ha depreciado 2.68%) son considerados ya como un activo de refugio; están muy afectados por la volatilidad. Ahora, sólo quedan o metales preciosos o dólares , dijo Gabriel Himelfarb, analista de Masari Casa de Bolsa.

La incertidumbre continuará por un periodo prolongado y ello llevará, tanto al dólar como al oro, a mantener su senda de ganancias, expuso Mariana Ramírez, analista del grupo financiero Ve por Más (BX+).

El precio del oro todavía podría ganar entre 3 y 10% para cotizar a finales del año en un rango entre 1,400 y 1,500 dólares por onzas, de acuerdo Gabriel Himelfarb.

Signum Research, a través de un análisis, ve una posibilidad de que el oro llegue a estar por arriba de 1,400 dólares si el ambiente volátil continua. Esto es debido a que aún existen diferentes expectativas en las modificaciones en políticas monetarias de bancos centrales y en los próximos cambios geopolíticos, como las elecciones en Estados Unidos y las negociaciones para Brexit.

Si el metal precioso llega a un nivel de 1,500 dólares, marcará su mejor nivel desde marzo del 2014.

Mientras el Reino Unido elige un nuevo primer ministro, a más tardar el 2 de septiembre, y se dan a conocer las políticas de salida de la Unión Europea, se seguirá observando un panorama incierto.

[email protected]