Los precios del petróleo subían este viernes después de que la OPEP+ dijo que podría revisar su política de aumento de la producción si la demanda colapsaba, sin embargo, el Brent iba camino a registrar su sexta semana de descensos.

A las 09:59 GMT, el Brent ganaba 1.91 dólares, o un 2.7%, hasta los 71.58 dólares el barril, mientras que el West Texas Intermediate (WTI) subía 1.73 dólares, o un 2.6%, a 68.23 dólares el barril.

La OPEP+, compuesta por la OPEP y aliados del cartel, sorprendió al mercado el jueves, cuando mantuvo planes de sumar 400,000 barriles por día (bpd) de suministro en enero.

Pero los productores dejaron abierta la posibilidad de un pronto cambio de política si la demanda se ve afectada por las medidas para contener la propagación de la variante ómicron del coronavirus. Dijeron que podrían volver a conversar antes de su próxima reunión programada para el 4 de enero.

Los mercados de todos los activos se han visto sacudidos esta semana por la aparición de ómicron y por especulaciones de que podría motivar nuevas cuarentenas y reducir la demanda de combustible.

El Brent se encamina a cerrar la semana con un declive de 1.7%, en la que sería su sexta semana consecutiva en rojo por primera vez desde noviembre de 2018. El WTI se ha mantenido prácticamente estable en el período, después de cinco caídas semanales.

Analistas de JPMorgan opinaron que la caída del mercado implicó un impacto "excesivo" en la demanda, mientras que datos de movilidad global, excluyendo a China, mostraron que se mantiene la recuperación.