Los precios del crudo subieron el miércoles a un máximo de ocho semanas, por el desplome de las exportaciones de Estados Unidos y señales de una rápida recuperación económica junto con previsiones optimistas de demanda, respaldadas por la campaña de vacunaciones contra el Covid-19.

El crudo Brent ganó 77 centavos, o 1.12%, a 69.32 dólares el barril, mientras que el West Texas Intermediate en Estados Unidos subió 80 centavos, o 1.23%, a 66.08 dólares el barril.

La mezcla mexicana de exportación ganó 0.83 centavos o 1.33% a 63.26 dólares el barril.  

Las existencias de crudo y destilados en Estados Unidos bajaron en la última semana, mientras que la gasolina aumentó, informó el miércoles la gubernamental Administración de Información de Energía (AIE).

Los inventarios de crudo bajaron en 427,000 barriles en la semana al 7 de mayo a 484.7 millones de barriles. Analistas consultados por Reuters esperaban un descenso de 2.8 millones de barriles.

Las existencias de crudo en el centro de distribución de Cushing, Oklahoma, declinaron en 421,000 barriles, agregó la AIE.

La AIE también dijo que las exportaciones de crudo de Estados Unidos cayeron la semana pasada a 1.8 millones de barriles por día, un piso desde octubre de 2018.

La AIE dijo en su reporte mensual que la demanda petrolera excederá el bombeo de los principales productores.

Los precios del crudo también fueron respaldados por el panorama presentado por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), que se ciñó el martes a su previsión de fuerte recuperación de la demanda mundial en 2021, gracias a el crecimiento en China y Estados Unidos.

"Los precios experimentan un alza por las perspectivas positivas de demanda de la OPEP y la AIE, que aseguran que alcanzará una media de 96.4 millones de bpd en 2021", dijo Louise Dickson, analista de Mercados Petroleros en Rystad Energy.