Los precios del petróleo subían este viernes de la mano del repunte de las bolsas y repuntaban de su fuerte caída de la víspera, aunque las alzas eran limitadas por la situación del coronavirus en India, un importante consumidor de crudo, y el reinicio de un oleoducto en Estados Unidos.

A las 12:00 GMT, los futuros del crudo Brent ganaban 89 centavos, o un 1.33%, a 67.94 dólares el barril y el petróleo West Texas Intermediate (WTI) de Estados Unidos subía 81 centavos, o un 1.27%, a 64.63 dólares.

Ambos contratos perdieron cerca de un 3% el jueves y se encaminan a su primera caída semanal en tres semanas.

Las acciones mundiales subían y el dólar caía el viernes, después de que funcionarios de la Reserva Federal de Estados Unidos dijeron que no habría medidas inminentes para ajustar la política monetaria en la mayor economía del mundo.

Los precios del petróleo se han visto presionados esta semana por el aumento de los casos de coronavirus en India, así como por las preocupaciones de que la variante altamente infecciosa detectada allí por primera vez se esté extendiendo a otros países.

India informó el viernes 343,144 nuevos casos de coronavirus, lo que eleva su recuento general a más de 24 millones, mientras que las muertes por Covid-19 aumentaron en 4,000.

"Es probable que el nuevo fracaso (del Brent) a la hora de superar los 70 dólares haya provocado ventas por parte de los participantes del mercado especulativo, especialmente a medida que la operación del Oleoducto Colonial está aumentando nuevamente en Estados Unidos", dijo Commerzbank.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, aseguró a los automovilistas que los suministros de combustible deberían comenzar a volver a la normalidad este fin de semana, a pesar de que más estaciones de servicio se quedaron sin gasolina en todo el sureste casi una semana después de que un ataque cibernético obligó a cerrar el principal oleoducto de combustible del país.

Colonial Pipeline dijo a última hora del jueves que había reiniciado todo su sistema de oleoductos y había comenzado las entregas en todos sus mercados.

Los operadores también estaban observando la situación en Oriente Medio, después de que Israel disparó artillería y realizó más ataques aéreos el viernes contra milicianos palestinos en la Franja de Gaza en respuesta al lanzamiento de cohetes hacia el centro comercial de Israel.