La depreciación acumulada de 15.5% del peso mexicano frente al dólar, la caída de 41% en el precio del crudo mexicano y la baja inflación apenas superior a 2% observados este año son los principales elementos de riesgo para los mercados financieros en México, de acuerdo con analistas.

En México, el precio del dólar se encuentra en niveles cercanos a su máximo histórico y la moneda mexicana lleva dos años de depreciación continua; en algún momento del 2016 estos efectos se empezarán a reflejar en los precios al consumidor, además, la inflación viene de niveles muy bajos; un rebote inflacionario podría poner en riesgo la normalización de la política monetaria, la alza en tasas se podría acelerar, hecho que los mercados podrían interpretar como una no muy buena señal , indicó Alfredo Coutiño director de Moody’s Analytics.

Cifras de Banco de México indican que hasta el 18 de diciembre, el precio del billete verde en su cotización interbancaria se ubicó en 17.037 pesos por unidad, lo que significó una pérdida cambiaria de la moneda local de 15.5% anual, dato que supera la depreciación de 12.7% observada en todo el 2014.

Coutiño destacó que el exceso de oferta de crudo puede seguir presionando los mercados que se han visto sensibles a estos temas.

El precio de la mezcla mexicana de petróleo de exportación en el 2015 siguió la tendencia descendente de sus referentes en Estados Unidos y cotizó por debajo de 27 dólares por barril, dato que representa una caída de 40.7% en el año.

En diferentes momentos del año, tanto el tipo de cambio como el desempeño de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) reaccionaron ante el nerviosismo de los capitales por las presiones debido al incremento en tasas o por la volatilidad de los precios del petróleo.

Si bien México se diferencia del resto de otras economías emergentes, no está exentó de la volatilidad en los mercados. Durante 2015, los inversionistas se mostraron muy sensibles a los altibajos en las cotizaciones internacionales del crudo y reaccionaron con aversión al riesgo, lo que provocó fortaleza del dólar y volatilidad accionaria , indicó Ignacio Cedillo, de la firma de análisis económico y financiero Bursamétrica.

Hasta el 18 de diciembre, el principal indicador de la BMV, el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC), se ubicaba por debajo de 43,000 puntos, por lo que en todo el 2015 muestra una ligera minusvalía de 0.005%, pero al realizar un comparativo en dólares, el IPC muestra una pérdida acumulada en todo el 2015 de 13.85 por ciento.

De acuerdo con los analistas, los bajos precios del crudo van a continuar durante el 2016; además, los mercados estarán atentos a los próximos incrementos de tasas en Estados Unidos, por lo que se esperan episodios de volatilidad tanto en el mercado accionario como en el mercado de divisas.

Los analistas indican que la moneda mexicana se revaluará, incluso las jornadas de volatilidad continuarán durante el próximo año.

El peso mexicano estuvo en niveles de trece pesos por mucho tiempo en espera del incremento de las tasas de interés de los Estados Unidos que ya se dio.

Mientras que los precios del barrill de petróleo en 100 dólares quedaron en el pasado, destacaron analistas.

[email protected]