El peso se apreciaba la mañana de este viernes tras cuatro sesiones con caídas pero se perfilaba a registrar un retroceso semanal, en medio de apuestas de que la Reserva Federal de Estados Unidos reducirá pronto su estímulo monetario y luego de que el Banco de México elevó sus expectativas de inflación.

El peso mexicano cotizaba en la sesión en 20.5023 unidades por dólar, con una ganancia de un 0.62% frente a los 20.6300 pesos por billete verde del precio de referencia de Reuters del jueves.

En operaciones internacionales, durante la madrugada hora local, se depreció hasta las 20.7234 unidades, su nivel más débil desde mediados de junio pasado.

El peso perdió en el noveno mes del año un 2.83% y tuvo una depreciación acumulada en el trimestre de un 3.51 por ciento.

El dólar comenzó el último trimestre cerca de sus niveles más altos del año y se dirigía a su mejor semana desde junio, ya que los inversores esperaban que un tono más agresivo de la Fed produzca un aumento de las tasas de interés de Estados Unidos antes que sus principales pares.

El dólar se debilita, aunque perfila un balance semanal positivo, hilando en el DXY su cuarta semana de fortalecimiento. El desempeño hoy en divisas del G10 muestra ganancias generalizadas ... en tanto, en emergentes la dinámica también es mayormente favorable", dijo Banorte en un reporte.

El Banco de México (Banxico) elevó el jueves por tercera ocasión consecutiva la tasa de interés referencial en 25 puntos base, a un 4.75%, como se esperaba.

La entidad monetaria también actualizó expectativas para el índice de precios al consumidor y proyectó que alcanzaría su objetivo en el tercer trimestre de 2023, y ya no en los primeros tres meses de ese año.