La moneda mexicana se apreciaba 2.65% por un ajuste técnico, aunque en una sesión sumamente volátil marcada por el nerviosismo de los mercados globales por la crisis de la zona euro, que opacaba un sólido incremento del empleo en Estados Unidos en abril.

A su nivel referencial a 48 horas, el peso ganaba 34.80 centavos, a 12.7850 pesos por dólar.

"Básicamente, ha sido el dato de empleo el que ha calmado un poquito los ánimos, pero sigue la volatilidad", dijo un operador de un banco local.

Las nóminas no agrícolas de Estados Unidos crecieron en abril a su mayor ritmo en cuatro años, elevando las expectativas de que la recuperación del mercado laboral está tomando fuerza.

El dato laboral de Estados Unidos, el mayor socio comercial de México, impulsó al peso a ganar hasta 1.18%, no obstante la tormenta de noticias y visiones contrapuestas procedentes desde Europa borraron las ganancias.

Legisladores en Berlín y otras capitales de la zona euro apoyaron el viernes la ayuda de emergencia para Grecia, allanando el camino para un paquete que según la canciller alemana, Angela Merkel, determinará el futuro de la Unión Europea.

"Las cosas están mal y ponerles un parche es solo salvar a los bancos, se necesita que esa deuda se reestructure", opinó Pedro Tuesta, economista de 4Cast en Washington.

La moneda mexicana se derrumbó el jueves a sus mínimos de tres meses, en medio de una corriente vendedora global propiciada por el temor y la pérdida de confianza de los inversionistas en la posibilidad de una solución sostenible a la crisis fiscal de Grecia.