El peso mexicano se apreció contra el dólar estadounidense este martes y puso fin a una racha de cinco jornadas con pérdidas. El tipo de cambio cerró en 20.5400 unidades contra 20.6420 unidades ayer, con datos del Banco de México (Banxico).

El movimiento en la cotización significó para la moneda mexicana una ganancia de 10.20 centavos, equivalentes a una variación de 0.49 por ciento. El par se movió en un rango con máximo de 20.7668 unidades y un mínimo de 20.5260 unidades.

 

El peso se apreció pese a un ligero avance del dólar en una jornada mixta en el mercado cambiario. Al cierre del Banxico, el Índice Dólar (DXY), que compara al billete verde contra seis divisas fuertes, ganaba 0.18% al nivel de 90.17 unidades.

Durante cinco jornadas consecutivas el peso perdió terreno presionado principalmente por factores internos. En ese periodo acumuló una pérdida de 68.90 centavos o 3.45% y llegó a tocar su peor nivel desde noviembre, hace más de tres meses.

"El factor determinante en la [reciente] caída del peso se asocia al nerviosismo local por la polémica reforma energética, que da prioridad a la Comisión Federal de Electricidad (CFE)", explicaron analistas de la firma Monex Europe en un reporte.

Al priorizar a la compañía estatal en el sector se incrementa el riesgo de posibles sanciones por incumplimiento de disposiciones del T-MEC. Además, analistas prevén que este cambio elevaría las tarifas del servicio y complicaría la operación.

jose.rivera@eleconomista.mx