La constructora española FCC ha abierto las puertas de su consejo de administración a Carlos Slim, que encabeza en persona a los cuatro representantes de Inmobiliaria Carso en el órgano de decisión de grupo español.

El magnate mexicano venía barajando su participación en el consejo, tras invertir 650 millones en la toma de 25.63% del capital. El empresario, se ha convertido en primer accionista de FCC tras la recapitalización de esta última a través de una ampliación de 1,000 millones. Slim firmó un pacto con Esther Koplowitz, que baja al 24.5 por ciento.

La que ha sido accionista de control de FCC se queda con otros cuatro puestos en un consejo de 13 miembros: los que ocupan ella misma como vicepresidenta primera y sus tres hijas, Esther, presidenta del grupo, Alicia y Carmen Alcocer Koplowitz.

Juan Béjar continuará como consejero delegado al menos durante este año. Y tres asientos más recaen en los consejeros independientes Olivier Orsini, Gustavo Villapalos y Gonzalo Rodríguez.

Salen del órgano rector de FCC Fernando Falcó y dos de los expresidentes del grupo, Rafael Montes y Marcelino Oreja, íntimos de Koplowitz. Otro de sus hombres de confianza, Felipe Bernabé García, se queda tras esta revolución, pasando de ejecutivo a vicesecretario no ejecutivo.

Con Slim como socio industrial, se abren posibilidades de colaboración entre sus empresas y FCC principalmente en América Latina. Junto a Slim se sientan en representación de sus intereses Juan Rodíguez Torres, asesor en negocios mineros; Alejandro Aboumrad, director general de la constructora Ideal, y Gerardo Kuri Kaufmann, director de Inmuebles Carso. (Con información de Cinco días)