Entre una canasta de monedas de países emergentes, el peso tiene de las menores depreciaciones este año frente al dólar estadounidense. A la fecha retrocede 6.23% a 20.0420 pesos por dólar, desde las 18.886 unidades en que cerró la divisa estadounidense el año pasado.

En el 2020 el peso argentino tiene una depreciación de 35.10% respecto al dólar estadounidense, el real brasileño de 32.67%, la lira turca 32.27%, el rublo ruso 22.12%, el peso colombiano 10.06%, el rand sudafricano 8.70%, luego se ubica el peso mexicano, la rupia india con una pérdida de 3.45%, el peso chileno 1.81% y la rupia de Indonesia 1.51%, de acuerdo con datos de Refinitiv.

“El peso mexicano se ha visto favorecido por el optimismo de los últimos días y del último mes de una transición pacífica en Estados Unidos y también por las vacunas contra la Covid-19. A México en especial le beneficia la transición pacífica y también se quita algo de incertidumbre al haber ganado Joe Biden”, explicó Gabriela Siller, directora de Análisis de Banco Base.

Tan solo en lo que va de noviembre, el peso mexicano ha avanzado 5.54% respecto al dólar, pues este disminuyó de 21.24 pesos a 20.063 pesos, según datos del Banco de México.

Jacobo Rodríguez, director de Análisis Financiero de Black Wallstreet Capital indicó que la moneda mexicana es una de las divisas emergentes más operadas a nivel mundial, lo que se refleja en su alta volatilidad, por lo que sus movimientos reflejan en gran medida el apetito que los inversionistas internacionales tienen sobre el riesgo.

Para el estratega bursátil, la debilidad generalizada del dólar, el incremento en el optimismo de los inversionistas por los avances en las vacunas contra el nuevo coronavirus, los resultados de las elecciones en EU, así como el diferencial de tasas de México respecto a otros países sigue siendo alto, lo que sumado a que México es un buen emisor incrementa la demanda por los activos locales, son los principales factores detrás del desempeño de la moneda.

De acuerdo con un reporte de CIBanco, la vacuna contra el Covid-19 está próxima, el desenlace electoral en EU más claro, y un posible acuerdo formal sobre el Brexit en los próximos días reducen el entorno de riesgo y fortalecen el mercado cambiario mexicano.

“Este conjunto de factores contribuyen a que el peso mexicano haya por momentos roto hacia abajo el nivel psicológico de 20 por dólar spot”, indicaron en una nota para inversionistas.

Mejoría

Los analistas señalaron que el balance de riesgos para la moneda mexicana ha mejorado, y eso es lo que provoca la relativa fortaleza del peso. Este impulso del peso en las últimas semanas es un “evento generalizado de retroceso del dólar frente a las principales divisas desarrolladas y de economías emergentes...  no es un efecto exclusivo del peso, sino un evento generalizado de retroceso del dólar frente a las principales divisas desarrolladas y de economías emergentes”, explicaron.

Este año solo el yuan chino tiene una apreciación contra el dólar de 5.57%, mientras que de monedas de economías desarrolladas, el yen japonés gana 4.02% y la libra esterlina 0.73%, ambas frente a la moneda estadounidense. En contraste, el dólar tiene una depreciación de 6.27 por ciento.

Este año el tipo de cambio ha tenido un comportamiento muy volátil, la moneda mexicana llegó a tocar su máximo nivel frente al dólar en medio de la pandemia. En febrero el billete verde llegó a 18.5520 el 14 de ese mes, su menor nivel en lo que va del sexenio, sin embargo, la pandemia cambiaría esto.

Gabriela Siller comentó que la volatilidad cambiaria de este año del peso ha sido la segunda más alta desde que inició el régimen de libre flotación en 1994, y explicó que la moneda mexicana es una de las divisas de economías emergentes más liquidas, por lo que se utiliza para especular sobre eventos en otras economías, como Turquía o Brasil, aunque estos países no tengan una relación comercial estrecha con México.

El menor apetito por riesgo por la crisis sanitaria llevó a que en marzo el tipo de cambio llegara a los 25 pesos por dólar, desde dónde ha estado disminuyendo paulatinamente.

Apuestan al peso

Las apuestas en Chicago a favor del peso también han aumentado, pues a la fecha las posiciones especulativas netas se ubican en 20,409 contratos de 500,000 pesos cada uno, un alza de 580.52% desde los 2,999 registrados el 4 de agosto de este año.

Estos contratos, representan poco tamaño del volumen operado total del tipo de cambio entre el peso y el dólar, pero sirven como referencia del sentimiento de los especuladores del mercado, pues reflejan la percepción que existe sobre la moneda mexicana para anticipar futuros movimientos de apreciación o depreciación.

Estos contratos cayeron a -5,120 unidades el 12 de mayo, y se ubicaron en terreno negativo en dos ocasiones más, mostrando una fuerte disminución en el posicionamiento a favor del peso y reflejando la mayor aversión al riesgo.

Según el último informe del Banco de Pagos Internacionales (BIS, en inglés a 2019, la moneda mexicana bajó del lugar 11 al lugar 15, a una participación de 1.7% entre las divisas más negociadas desde el 2016, aunque sigue siendo de las más operadas en el mundo.

claudia.tejeda@eleconomista.mx