Los mercados financieros de México reaccionaron positivamente tras el último anuncio del año de la política monetaria de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos, donde los analistas perciben que mantendrá las tasas de interés por un periodo de tiempo considerable.

El peso mexicano, bajo ese contexto, en las operaciones de este miércoles logró una recuperación de 1.85% para establecerse en los 14.4310 pesos por dólar, luego de varios días de constantes depreciaciones.

La Fed decidió mantener la tasa de interés de referencia en 0.25%, una vez que concluyó la su programa de compra de bonos en octubre.

La divisa mexicana también respondió favorablemente a la baja de la inflación de Estados Unidos a noviembre, la cual resultó de 1.3% a tasa anualizada, reduciendo la posibilidad de que la Fed adopte una postura menos acomodaticia de forma anticipada , dijo Gabriela Siller, directora de Análisis de Banco Base.

La paridad peso-dólar también se vio favorecida por una recuperación moderada de los precios internacionales del petróleo, pues el crudo Brent de Londres cotizó por arriba de los 60 dólares. Sin embargo, la mezcla mexicana nuevamente registró un nivel mínimo de este año al ubicarse en 49.22 dólares por barril.

Siller explicó que el anuncio de la política monetaria no sorprendió al mercado; lo que realmente provocó movimientos positivos en los mercados financieros fue la baja de la inflación estadounidense.

La experta mencionó que en octubre los precios al consumidor habían alcanzado un cifra de 1.7% a tasa anual, sin embargo en noviembre disminuyeron a 1.3%, generando la expectativa de que la tasa de interés se mantendrá baja por más tiempo.

Gabriela Siller destacó que el tipo de cambio peso-dólar se depreció un poco, luego de los comentarios realizados por Janet Yallen, en relación con que existe baja probabilidad de que comience su proceso de normalización en las siguientes reuniones.

Agregó que el mercado -bajo esos comentarios- entendió que las tasas de interés previsiblemente comenzarían a incrementarse en abril o junio del próximo año.

La Fed no tiene prisa para subir sus tasas y por ello sustituye su persistente comentario de que mantendrá por un tiempo considerable las tasas por el de ser paciente , coinciden analistas del Deutsche Bank y Capital Economics.

De acuerdo con Joseph LaVorgna, economista en jefe del Deutshe Bank para Estados Unidos, el último comunicado del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por su sigla en inglés) marca un sesgo bullish; es decir, en fase de crecimiento para el mercado de activos.

Se entiende que la Fed anticipa paciencia y mesura para no restringir demasiado las condiciones financieras( ...) No veo señales de que las tasas se encuentren cerca del umbral de incrementarse , dijo.

No obstante, mantiene su previsión de que la volatilidad se mantendrá en aumento conforme se aproxime el primer aumento de las tasas. Aparte, también desde Washington, el economista principal de Capital Economics para Estados Unidos, Paul Ashworth, consideró que la mínima importancia que otorga la presidenta de la Reserva Federal a la trayectoria del precio internacional del petróleo tiene que ver con el hecho de que no les afecta.

El colapso de los precios del petróleo es inequívocamente bueno para la economía de Estados Unidos , evidenció.

El subdirector de Análisis Económico de Banco Monex, Eduardo Ávila, refirió que el optimismo de la mayoría de los inversionistas del mercado se derivó básicamente por las señales enviadas por la Fed de que hay una baja probabilidad de alza de tasas para el 2015.El especialista mencionó que también el mercado de dinero se vio favorecido, al experimentar los bonos a 10 años una disminución de 0.16 puntos para establecerse en 6.04 por ciento.

[email protected]