El peso cerró la primera jornada de la semana con una pérdida de 28.45 centavos frente al dólar.

La moneda fue afectada por el aumento en las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos.

El cruce dólar-peso finalizó las operaciones en 19.6220 unidades, con datos del Banco de México (Banxico).

La pérdida de 28.45 del peso contra su cierre previo de 19.3375 unidades significa una caída de 1.47 por ciento.

El de ayer fue su peor cierre en casi dos meses, contra 19.7480 unidades el 6 de junio. La paridad se movió en un rango abierto de 34 centavos, entre 19.3271 y 19.6750 unidades.

Según Banxico, el peso ligó tres sesiones a la baja, con un retroceso de 62.20 centavos en su paridad respecto del dólar.

Peso absorbe volatilidad

Mientras no se resuelva la tensión comercial entre Estados Unidos y China, el peso se mantendrá como válvula de escape de la volatilidad internacional, concuerdan estrategas de Oxford Economics y CIBanco.

La divisa mexicana responde a la aversión al riesgo global y no se anticipa una intervención de la Comisión de Cambios y menos aun un recorte de tasas por parte del Banxico, coinciden expertos. De acuerdo con el economista senior de Oxford Economics, Joan Domene, el peso se vuelve cada vez más un indicador de la volatilidad internacional, pues es una de las monedas que más se operan en el mercado cuando se presentan episodios de aversión al riesgo y en la toma de ganancias.

De manera que, así como los inversionistas deshacen posiciones en pesos ante la tensión global, es una de las divisas que más rápido se recuperan, advirtió. Hasta ahora, el peso ha mantenido una fluctuación que no evidencia ataques especulativos y no amerita mayor reacción de la Comisión de Cambios, acotó.

Con él coincide el director de Análisis Económico y Bursátil de CIBanco, Jorge Gordillo, quien detalló que Banxico no necesita subir la tasa, pues se encuentra en 8.25%, uno de los niveles más altos entre los mercados emergentes. Explicó que si persiste la incertidumbre en el mercado, por el impacto que puede tener la escalada de tarifas comerciales en el crecimiento mundial, lo más probable es que “Banxico mantendrá su política monetaria sin cambio, lo que es claramente una fase restrictiva”.

Consideró que un dólar cotizando alrededor de 19.80 cerraría la puerta a la posibilidad de un recorte de tasas.

Aparte, el estratega de Oxford Economics anticipó que el escenario de volatilidad para el peso mexicano se sostendrá al menos hasta el 1 de septiembre, que es la fecha fijada por Estados Unidos para comenzar la aplicación de las tarifas a productos de China. La tasa de fondeo se encuentra en 8.25%, el tercer nivel más alto ofrecido por mercados emergentes, que según el experto de Oxford Economics es un contrapeso en este contexto donde los inversionistas deshacen posiciones en el flight to quality.

La regla: 2%

Mientras la depreciación del peso no rebase 2% diario, la Comisión de Cambios no asumirá ninguna acción. Así lo ha marcado la experiencia reciente, refiere el estratega de CIBanco. Una depreciación diaria de 2% evidenciaría una especulación mayor y directa contra el peso, aseveró.

En este momento, es claro que el peso está presionado por factores externos, pues está perdiendo tal como lo hacen el rand sudafricano, la lira turca, el yuan chino y el dólar norteamericano, relató.

Pueden presentarse otros eventos que jueguen a su favor como sería la expectativa de que el Fed recorte más sus tasas en reacción a la fortaleza del yuan chino, argumentó.