El peso mexicano se apreció contra el dólar por sexta sesión consecutiva. El tipo de cambio cerró en 18.8380 unidades, con cifras del Banco de México (Banxico), esto significó una variación intradía de 8.65 centavos o 0.45% contra su último registro.

La moneda local se ubica en su mejor nivel desde el 20 de marzo y acumula un avance de 82.70 centavos en lo que va del año. El movimiento en la paridad es de 4.20% respecto a su último registro de 2018 (19.6650 unidades por dólar), también con cifras del banco central.

El peso continúa su racha positiva, en espera de las minutas sobre la reunión del banco central mexicano. La Reserva Federal (Fed) estadounidense publicó este miércoles en sus minutas que la economía estadounidense se muestra resistente ante una desaceleración económica global y rechazó una eventual recesión. 

Ángel Amancio, analista independiente y trader con experiencia en Madrid y Nueva York, afirma que el peso se mantiene fuerte gracias a las altas tasas en México y el debilitamiento del billete verde. Explica que hay dos posibilidades para el tipo de cambio: la más probable es que la racha se termine y regrese de forma paulatina sobre 19 unidades, pero si rompe el soporte, el siguiente es 18.50 unidades.

“El peso sigue su camino para intentar perforar el soporte de 18.80 unidades. Se acercó bastante, pero no lo logró y recortó unos centavos su movimiento. Las altas tasas en México benefician a la divisa, pero se encuentra contra una barrera que ha tocado en varias ocasiones para después regresar por encima de 19 unidades”, dijo el experto.

Niveles de operación

El cruce dólar-peso operó en un rango de 13.42 centavos, entre 18.9460 unidades en el techo de las operaciones y 18.8118, nivel por debajo del mejor cierre del tipo de cambio en lo que va del año,18.8270, el 20 de marzo, con cifras del Banxico.

En ventanilla bancaria, el billete verde se compró en un mínimo de 17.42 pesos, en Bancomer, y se vendió en un máximo de 19.50 en Ve por Más.

Emergentes, al alza; dólar cae

Como el peso, otras monedas emergentes se movieron en positivo. El rand sudafricano avanzó 1.18%; la lira turca, 0.13%; el rublo ruso, 0.90% y el real brasileño, 0.68 por ciento. 

El Índice Dólar (DXY), que mide la fortaleza de la divisa estadounidense contra una canasta de seis monedas de referencia, retrocedió -0.07% a 96.93 unidades. Se mantiene por debajo de su media móvil de 200 días, de 97.17 enteros.

De los cruces que componen el DXY, el billete verde pierde terreno contra el yen japonés; la libra esterlina, de Reino Unido; el euro, y el dólar canadiense. Ganó contra el franco suizo y la corona sueca.

El petróleo West Texas Intermediate, de referencia estadounidense, se apreció 0.30% y cotizó en 64.36 dólares por barril, lo que benefició a monedas de países petroleros como Canadá y México.

jose.rivera@eleconomista.mx