Ayer el tipo de cambio cerró en 22.8640 unidades por dólar, una ganancia para el peso de 9.04%, o 2.27 pesos desde su minínimo del año alcanzado el 23 de marzo en 25.1350 pesos por billete verde, cuando comenzó la jornada de Sana Distancia en el país, así, la divisa local hiló seis días de avances.

Este es el menor nivel para el peso desde el 13 marzo, cuando se vendió en 21.9760 unidades por billete verde, en adelante la moneda estadounidense no había bajado de 23 pesos, según datos del Banco de México.

El peso ha recuperado parte de las pérdidas causadas por el menor apetito por riesgo ante el nuevo coronavirus, favorecido en la última semana por indicadores económicos menos deteriorados, y una relativa calma en los precios del petróleo.

“Es una combinación de factores, si hacemos un recuento lo que lo presionó en su momento a niveles históricos para el tipo de cambio fue el tema de la pandemia con las medidas de confinamiento y el impacto económico que esto tiene, y después la guerra de precios del petróleo y el inédito caso de una jornada con precios negativos en la materia prima”, dijo en entrevista James Salazar, subdirector de Análisis Económico de CIBanco.

El especialista dijo que la reapertura escalada de economías ha brindado alivio al mercado. El 11 de mayo comenzaron a levantarse algunas de las fuertes medidas de confinamiento impuestas en España y Francia para evitar la dispersión del nuevo coronavirus. Algunos países como Austria, estados de Alemania y Francia también han comenzado a permitir el regreso a clases.

“Con las cifras económicas parece que en abril fue lo peor y que en mayo y junio, aunque sigan en terreno negativo veríamos ciertas mejoras, eso por un lado, otra es la solución al precio del petróleo”, puntualizó Salazar.

Recordó que la OPEP acordó hacer recortes en la producción, además que disminuyeron los inventarios en Estados Unidos llevando al petróleo a sus mayores niveles en casi dos meses.

Los dos elementos que le habían jugado en contra a la moneda mexicana, ahora le están jugando a favor, dijo Salazar, sin embargo, matizó que esta ligera recuperación todavía está lejos de los niveles previos al Covid-19, cuando el billete estadounidense se intercambiaba en 18.50 pesos por dólar.

Gabriella Siller, directora de Análisis de BancoBase, dijo que en estas últimas jornadas el peso se ha apreciado pues hay optimismo en el mercado ante la expectativa de una vacuna contra el coronavirus que haga viable una reapertura económica completa, y la estabilidad en el mercado de materias primas.

El martes expiraba el contrato futuro del WTI y el precio no desplomó como sí ocurrió al vencerse el contrato de mayo, que llevó a la cotización del crudo estadounidense a terreno negativo por primera vez en su historia. “A diferencia del mes pasado, hay expectativas de una recuperación de la demanda, por lo que no se esperan caídas en el precio”, dijo la especialista.

Durante la jornada, la moneda mexicana tuvo un avance de 1.40%, una recuperación de 32.50 centavos respecto a los 23.1890 pesos en que finalizó el miércoles.

“El peso mexicano se apreció ante el debilitamiento generalizado del dólar estadounidense durante la mañana, con la publicación en Estados Unidos de las solicitudes iniciales de apoyo por desempleo de la semana previa, que se ubicaron en 2.438 millones de unidades, acumulando cerca de 36.6 millones de solicitudes nuevas en las últimas nueve semanas”, abundó Siller.

Todavía hay atractivo por tasa alta

La decisión del Banco de México de recortar en 50 puntos base su tasa objetivo a 5.50% baja el atractivo para carry-trade, aunque este efecto ya estaba descontado y el diferencial de la tasa respecto a la de Estados Unidos (0-0.25 puntos base) todavía es alto, coincidieron analistas.

“Lo que hemos visto es una salida de capitales sobre todo en bonos gubernamentales, no es una salida significativa, si lo vemos en términos de dólares es de cerca de 12 a 15,000 millones de dólares, que no es mucho si vemos la tenencia total, pero todavía sigue siendo atractivo el diferencial porque la Reserva Federal tiene su tasa practicamente en cero, y si se ve en términos reales, la tasa que da México es todavía alta respecto a otras economías desarrolladas y en desarrollo”, expresó James Salazar.

Las altas tasas en México habían beneficiado al país, sirviendo de impulso para el peso el año pasado y hasta antes de la crisis por el Covid-19, y es que en la estrategia de carry-trade los operadores venden una moneda con una tasa de interés baja y se compra otra con una tasa de interés más alta.

En su último reporte semanal, el área de análisis de Banorte indicó que este ajuste en la tasa de referencia objetivo ya descontaba ampliamente la erosión del carry que la divisa sufrirá conforme la autoridad monetaria continúe con su estrategia de disminución del costo del crédito.

Por aumento en el crudo

Otras monedas también ganan frente al dólar

La mayoría de las monedas de América Latina cerraron con ganancias el jueves en medio de esperanzas de una rápida recuperación de la economía tras la reapertura de algunos mercados y por un avance en los precios del petróleo, pese a una caída de mercados accionarios aún temerosos por la pandemia.

El real brasileño por ejemplo, cerró con una apreciación de 1.89%, a 5.5824 unidades por dólar, mientras que en Argentina, el peso se depreció 0.13%, a un mínimo histórico de 68.09 unidades por dólar, controlado por el Banco Central.

El peso colombiano se fortaleció un marginal 0.04%, a 3,767.3 unidades por dólar, en una combinación del mejor ambiente externo y la mayor oferta de dólares en el país proveniente del sector estatal para atender la emergencia por el coronavirus.

La moneda peruana se depreció 0.29%, a 3.411/3.412 unidades, desligándose de sus pares de la región, por posiciones cortas de bancos locales y demanda de dólares de empresas locales.

En Chile los mercados permanecieron cerrados el jueves debido a un feriado nacional.

El dólar cayó a un mínimo de más de dos semanas frente al euro, ya que la moneda comunitaria disfrutó de un impulso por la propuesta francoalemana de un fondo común que podría acercar a Europa a una unión fiscal, mientras intenta frenar el impacto económico de la pandemia. (Con información de Reuters)

[email protected]