Los precios del oro superaron el martes los 1,500 dólares la onza, ya que persistentes temores sobre una recesión y expectativas de una corrección en los mercados bursátiles atrajeron a los inversores. El oro al contado subió casi 1%, a 1,499.48 dólares por onza —con bajos volúmenes negociados—, su mejor nivel desde el 5 de noviembre. 

Los futuros del oro en Estados Unidos, en tanto, avanzaron 1.1%, a 1,504.80 dólares por onza. 

“Aún no vemos buenas cifras del lado de la inversión empresarial (en Estados Unidos). Dependemos completamente del gasto del consumidor. Pero cuando el gasto del consumidor comienza a flaquear un poco, entonces la economía realmente podría comenzar a desacelerarse más evidentemente”, dijo Edwards Meir, analista de ED&F Man Capital Markets. 

Datos publicados el lunes mostraron que los nuevos pedidos de bienes de capital en Estados Unidos apenas aumentaron en noviembre y los despachos cayeron, lo que sugiere que la inversión empresarial probablemente seguirá siendo un obstáculo para el crecimiento económico en el cuarto trimestre. 

“El mercado de acciones está pasando a un nivel de sobrecompra. Si hay una corrección en las bolsas, el oro podría beneficiarse”, agregó Meir. 

En el frente comercial, el presidente Donald Trump dijo el martes que firmaría en una ceremonia junto a su par chino Xi Jinping el acuerdo de fase 1 alcanzado por ambos países este mes. 

El oro se encamina a su mejor año desde el 2010, con una ganancia de 16%, sobre todo debido a los 17 meses que dura ya la disputa arancelaria.