El oro rebasó esta semana por primera vez en el año los 1,200 dólares por onza. Los que han invertido en este activo, en el transcurso del 2016, han logrado un rendimiento de 17.5 por ciento.

Este beneficio supera el rendimiento en el mercado de dinero, la renta fija, los Cetes e inclusive las ganancias que ha logrado el dólar con su fortaleza cambiaria, las cuales llegan a 12.73% en el caso del peso mexicano y a 9.92% en la divisa argentina.

De acuerdo con Reuters, el precio del contrato del oro cotizó en 1,246.49 dólares por onza en el mercado; mientras que al cierre del año anterior se ubicaba en 1,060.91 dólares. En todo el año la cotización del metal precioso muestra una tendencia ascendente.

Ante la volatilidad de los mercados financieros, el oro se ha convertido en un refugio seguro frente a la aversión al riesgo. Este commodity, junto con el dólar, es de los pocos activos que han logrado brillar con ganancias este año.

Según BlackRock el gestor de inversiones número uno en el mundo, con activos por más de 3.36 billones de dólares alrededor del orbe , en periodos de volatilidad, los inversionistas buscan refugio en activos líquidos y en aquellos que ayuden a preservar el capital, tales características las cumplen, entre otros, el oro y el dólar.

El metal precioso no sólo es un activo de refugio o reserva para bancos centrales, también tiene una demanda por parte del sector real como cobertura natural contra presiones inflacionarias, pero, en particular, como una inversión personal proveniente de China e India en el uso de joyería , dijo Gerardo Orendain, director de ventas para el segmento Wealth de BlackRock México.

Agregó que en la medida en que el consumo de estas economías comience a mostrar mayor dinamismo, el precio del oro retoma una tendencia positiva con fundamentales de mediano y largo plazo .

BlackRock cuenta con un Exchange-Traded Fund (ETF, por su sigla en inglés) llamado iShares Gold Trust, respaldado por lingotes de oro físico en bóvedas bancarias, el cual brinda a los inversionistas una exposición inmediata al precio del metal precioso, que durante enero tuvo un rendimiento de 11 por ciento.

Aversión al riesgo

El comportamiento del oro como instrumento seguro está relacionado con la aversión al riesgo, como un activo de refugio. Hay otros elementos que impulsan el precio de este metal, como la demanda en ciclos económicos. Aunque existen ETF con alguna exposición al oro, no son comunes y hay poca penetración en el mercado , indicó Alberto Herrera, director de producto de GBMfondos.

Las ganancias que hasta el momento muestra el metal precioso superan las pérdidas de la renta variable.

En este sentido, el promedio industrial Dow Jones en el 2016 ha caído 8.67% y la Bolsa Mexicana de Valores ha tenido una minusvalía de 1.03 por ciento.

Otros commodities como el petróleo han tenido un año de pérdidas generalizadas. El referencial estadounidense WTI observa una baja de 25.9% en todo el año.

En el mercado de dinero, la tasa líder en México, el Cetes a 28 días se queda rezagado frente al premio que otorga el oro, ya que estos certificados sólo ofrecen el 3.2 por ciento.

En México, la revaluación del oro se observa en el incremento que ha mostrado el precio del centenario, que a finales del 2015 se vendía en ventanillas de bancos en 23,500 pesos por unidad, mientras que la moneda concluyó en 28,000 pesos, un incremento de 19.4 por ciento.

El escenario de incertidumbre en los participantes del mercado y la alta demanda por activos libres de riesgo han provocado un nuevo auge en el apetito por el oro y una revaluación del dólar, dos de los instrumentos que han generado rendimientos positivos en el transcurso del 2016.

Cualquiera puede invertir en activos como el dólar o el oro, pero hay que advertir que estos activos ya están en la parte alta de la curva y difícilmente se podrán lograr estos rendimientos; pero este momento de volatilidad es una gran oportunidad para rebalancear las carteras y replantear la tolerancia al riesgo, acercarse con los manejadores de fondos y conocer más; las carteras son públicas, transparentes y todo es muy claro en la estructura de los portafolio , comentó el directivo de GBMfondos. (Con información de Agencias)

gustavo.delarosa@eleconomista.mx