Nacional Financiera (Nafin) quiere empujar el mercado mexicano de bonos verdes a través del programa de garantías bursátiles.

El objetivo es incentivar una mayor participación, tanto de emisores como de inversionistas, para incrementar la oferta y demanda de este instrumento que promueve el financiamiento en proyectos que contribuyan con la lucha contra el cambio climático.

Funcionará también como una medida para otorgar tranquilidad y confianza al mercado de que el bono verde tiene la garantía de un banco de desarrollo, en este caso de Nafin, que a su vez está respaldada por el gobierno federal.

“Junto con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y la Bolsa Mexicana de Valores estamos trabajando para empezar con el programa de bonos verdes con garantías para apoyar a los emisores de este instrumento. Nacional Financiera mitigará el riesgo para el inversionista al otorgar una garantía”, detalló Pedro Guerra, director financiero adjunto del banco de desarrollo.

Explicó que durante todo este año elaborarán este programa, en el que ya tienen camino recorrido.

“Estamos en la etapa en la que el mercado ha crecido y evolucionado, aunque no en los niveles que todos quisieran. Como banca de desarrollo nos toca ahora crear productos para facilitar que más empresas acudan al mercado local a emitir bajo este formato”, sostuvo.

Relativamente nuevo

Hasta el 2015, México no aparecía en el mapa global del financiamiento verde.

El primer emisor fue Nacional Financiera que acudió al mercado internacional en el 2015, levantando 500 millones de dólares.  Un año después realizó una emisión en pesos por 2,000 millones en la BMV.

Ese mismo año, Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, emitió en el extranjero 2,000 millones de dólares.

El Gobierno de la Ciudad de México acudió en el 2016 a la Bolsa por 1,000 millones de pesos.

Otro emisor mexicano de deuda verde ha sido Banobras. A través del bono sustentable dedicó un tramo al financiamiento de proyectos verdes y otro para sociales, recabó 10,000 millones de pesos en el 2017 y en este año hizo otra emisión similar por 2,560 millones de pesos.

También la empresa de soluciones de agua Rotoplas recaudó 2,000 millones de pesos con un bono sustentable.

El próximo podría ser FIRA, que está en el proceso de estructurar deuda verde para financiar proyectos del sector agropecuario.

Nacional Financiera agota recursos de bonos verdes

Tras haber agotado los recursos obtenidos con la emisión de deuda verde en el mercado local e internacional, Nacional Financiera (Nafin) analiza una nueva emisión.

“Este año no hemos descartado emitir un bono verde, forma parte de nuestro plan anual de financiamiento; sin embargo, tenemos que verificar la cartera de crédito de la institución”, dijo Pedro Guerra, director financiero adjunto de Nafin.

El banco de desarrollo inauguró el mercado mexicano de bonos verdes en el 2015. Desde entonces, ha llevado a cabo dos emisiones, una por 500 millones de dólares y otra por 2,000 millones de pesos. Con dichos recursos, ha financiado 13 proyectos que tienen un impacto positivo en el medio ambiente.

Guerra detalló que los 500 millones de dólares del bono verde internacional se han usado para financiar el desarrollo de nueve parques eólicos.  Los 2,000 millones de pesos los destinaron a cuatro proyectos, dos minihidroeléctricas y dos parques eólicos.

A la fecha, tiene solicitudes de financiamiento con un valor de 50,000 millones de pesos. Entre los proyectos están los de energía renovable.

Un bono verde es un instrumento mediante el cual se obtienen recursos del mercado para financiar proyectos con beneficio ambiental.

[email protected]