La emisión global de bonos sostenibles podría llegar a 425,000 millones de dólares al cierre del 2020, luego de que entre julio y septiembre subió 27.5% respecto al récord alcanzado durante el segundo trimestre del año.

“Los volúmenes globales de finanzas sostenibles se acercarán a los 425,000 millones de dólares en 2020 después de un tercer trimestre sólido”, previó Matthew Kuchtyak, analista AVP del Grupo ESG de Moody’s Investors Service.

De alcanzar estos niveles de colocaciones se estaría hablando de un aumento del 32% sobre los 321,800 millones de dólares en bonos sostenibles emitidos en 2019.

La expectativa para llegar a 425,000 millones de dólares este año es que se realicen ofertas de bonos verdes por 250,000 millones de dólares, con etiqueta social por 100,000 millones de dólares y de sostenibilidad por 75,000 millones de dólares.“Estas proyecciones son consistentes con nuestra expectativa de que la reanudación del crecimiento de los bonos verdes persistirá y los esfuerzos de respuesta a la pandemia continuarán respaldando los bonos sociales y de sostenibilidad volúmenes”, dijo Kuchtyak.

“Las proyecciones reconocen nuestros últimos pronósticos macroeconómicos, una recuperación gradual, aunque estrechamente vinculada a la contención de la pandemia y a que algunos bonos sostenibles grandes ya se han lanzado al mercado en el cuarto trimestre, como el bono social inaugural de la Unión Europea por 17,000 millones de euros colocado en octubre”, explicó.

Entre enero y septiembre, la emisión de bonos sostenibles fue por 288,200 millones de dólares, esto es 24% más que el mismo periodo de 2019.

Los bonos sostenibles son instrumentos de renta fija que se colocan en el mercado público y combinan deuda con etiqueta verde, social y sostenible. Los recursos levantados se usan exclusivamente para financiar proyectos que demuestren un impacto ambiental y social positivos.

Crece atractivo

Los volúmenes de bonos sostenibles se han visto respaldados por emisores como Alphabet, matriz de Google, que emitió un bono de sostenibilidad de 5,750 millones de dólares y cuyos recursos se utilizarán para financiar proyectos de eficiencia energética, energía limpia, edificios ecológicos, transporte limpio, economía circular y diseño, vivienda asequible, compromiso con la equidad racial, apoyo a las pequeñas empresas y respuesta al Covid-19.

Otras transacciones incluyen bonos de sostenibilidad de empresas minoristas y de ropa como Burberry Group y Adidas, así como el segundo bono verde de la compañía de telecomunicaciones Verizon Communications en septiembre.

Según Moody’s, el mercado de financiamiento sostenible marcó un récord en el tercer trimestre del año, al alcanzar 127,300 millones de dólares frente a los 99,900 reportados entre abril y junio.

El récord trimestral que se observó en el mercado de bonos sostenibles estuvo respaldado por el crecimiento de la emisión de bonos verdes, ya que las condiciones económicas mejoraron modestamente, alcanzando volúmenes de 72,300 millones de dólares a nivel mundial, un aumento del 31% frente al segundo trimestre del año y en línea con lo alcanzado a lo largo de 2019.

El récord también se atribuyó a que las empresas siguieron aprovechando los bajos costos de la deuda para fortalecer su liquidez y para refinanciar sus pasivos

Kuchtyak dijo que también hay un auge en la emisión de bonos sociales y de sostenibilidad por segundo trimestre consecutivo, alcanzando 28,100 millones de dólares y 26,900 millones de dólares, respectivamente.

“Los emisores continuaron utilizando principalmente estos bonos etiquetados para financiar sus esfuerzos en respuesta a la pandemia del coronavirus, un número creciente de empresas empleó dichos instrumentos para mostrar sus objetivos de sostenibilidad más amplios, lo que sugiere un crecimiento continuo de los bonos sostenibles más allá de la pandemia”, agregó el especialista de Moody’s.

Otra de las tendencias han sido las ofertas de bonos soberanos sostenibles, a medida que los países responden a la demanda de los inversionistas y recaudan capital para actividades de desarrollo sostenible. En este rubro se alcanza una recaudación de 33,100 millones de dólares en lo que va del año, frente a los 21,800 millones de dólares del 2019.

Otros emisores de bonos sostenibles ha sido México con una recaudación de 750 millones de euros, la cual estuvo ligada con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

En América Latina

Firmas mexicanas lideran índice de sustentabilidad

Empresas mexicanas desarrollan  estrategias de sustentabilidad y de gobierno corporativo, lo cual les ha ayudado a integrarse al índice Dow Jones Sustainability Mila Pacific Alliance (DJSI MILA), beneficiando su percepción ante los inversionistas globales.

El DJSI MILA mide el desempeño de compañías consideradas las mejores en su clase, que son miembros del S&P MILA Pacific Alliance Composite y que cumplen con requisitos de sustentabilidad de una mejor manera.

Actualmente en el índice están Banorte, América Móvil y FEMSA, por sus compromisos de sustentabilidad, social y gobierno corporativo (ASG).

Carlos Hernández, analista de Capitales de Masarí Casa de Bolsa, dijo que “los índices de sustentabilidad buscan promover una alternativa de inversión para quienes buscan empresas con criterios cuantitativos y cualitativas de crecimiento sustentable, particularmente los extranjeros, y al incluir empresas mexicanas, mejora la percepción”.

Hernández indicó que a México le queda un largo camino por recorrer en comparación con otros países, y al incorporarse cada vez más empresas al DJSI MILA, se abren las posibilidades de financiamiento e inclusión de proyectos ASG.

La aseguradora Quálitas y Banco Santander México fueron integrados por primera vez al DJSI MILA. Por segundo año consecutivo Nemak forma parte del índice, Alsea se listará por tercer año seguido y Rotoplas formará parte por cuarto año. En el DJSI MILA participan 62 empresas, de las cuales 21 son mexicanas.

El DJSI MILA registra 757.75 puntos y ha caído 10.19% este año; sin embargo, respecto a su mínimo del 2020 en 447.07 el 23 de marzo, a la fecha a recuperado 63 por ciento. (Con información de Ariel Méndez)

judith.santiago@eleconomista.mx