La preocupación de los inversionistas de que un aumento de la inflación en Estados Unidos pueda provocar que la Reserva Federal ajuste su política monetaria y las altas valoraciones, principalmente de empresas de tecnología, pusieron a temblar a Wall Street y a las principales bolsas del mundo en la sesión del martes.

Los tres principales índices bursátiles de Estados Unidos abrieron con caídas relevantes, mientras las grandes empresas de tecnología sufrieron la venta masiva de acciones. Lo mismo se observó en las acciones de las compañías de energía, industria y banca.

El NASDAQ Compuesto logró aminorar su caída y terminó con una ligera baja de 0.09%, a 13,389.43 puntos, tras tocar un mínimo intradía de 13,107.67 o una baja de 2.2 por ciento.

El Promedio Industrial Dow Jones por su parte, cayó 1.36%, a 34,269.16 unidades, uno de los niveles más bajos desde el 26 de febrero; mientras que el S&P 500 retrocedió 0.87%, para cerrar en 4,152.10 puntos.

Las tecnológicas también resintieron la volatilidad. Apple caía hasta 3.21% respecto a su cierre anterior, pero se recuperó y terminó con un retroceso de 0.74%; mientras Google cedió al final 0.95% cuando llegó a descender hasta 2.50 por ciento.

Netflix y Amazon resistieron la volatilidad y concluyeron la sesión con alzas de 1.72 y 1.05%, respectivamente. Tesla cayó 1.88 por ciento.

En lo que va de mayo Alphabet, Apple, eBay, Intel, Microsoft y Tesla conjuntamente han perdido 238,043 millones de dólares en valor de mercado.

Otro sector con fuertes caídas en la sesión fue el de las aerolíneas, liderado por Southwest Airlines, cuyos papeles perdieron 2.56%, seguido por los de Delta Airlines que cayeron 2% y por los de American Airlines que bajaron 1.95 por ciento. Por la mañana las aerolíneas llegaron a perder más.

De los 11 principales sectores del S&P 500, solo materiales terminó la sesión al alza. Energía sufrió la mayor pérdida porcentual, al bajar 2.6 por ciento.

Jorge Gordillo, director de Análisis Económico y Bursátil de CIBanco, comentó que la fuerte volatilidad que se vivió ayer 11 de mayo, en las bolsas del mundo se explica por los temores de una inflación y sobre la incierta política monetaria de la Reserva Federal (Fed).

“El mercado está nervioso porque lo que ve es que la economía de Estados Unidos se acelera y viene acompañada con inflación. Entonces está tratando de adelantarse al dato de inflación de abril que hoy se publica y se espera que sea alto”, abundó.

La expectativa del mercado es que la inflación se ubique en cerca de 3.7% interanual, por una baja base de comparación, así como de presiones inflacionarias derivadas de la reapertura económica y del incremento en el precio internacional de las materias primas, señala un reporte de Banco Base.

Las tecnológicas fueron arrastradas por un tema de valuación. Sobre ello, el directivo de CI Banco dijo que “cuando el mercado encuentra que la percepción de riesgo puede cambiar se va sobre las empresas que más caras están y las de tecnología tienen muchos años subiendo porque los temas de inflación les afecta”.

Sin embargo, consideró que lo visto ayer en los mercados de valores es una reacción especulativa porque la Fed ha comentado que es una presión temporal que está relacionada con la recuperación por la pandemia, por lo que esperará algunos meses tolerando una inflación alta y no ajustará su política.

El especialista anticipó más jornadas con volatilidad en los siguientes tres o cuatro meses, sobre todo cuando se esperan datos relevantes para el mercado como es el de la inflación (que se dará a conocer hoy a las 7:30 am); las cifras de empleo a inicios de cada mes, así como otros indicadores económicos.

En un análisis, especialistas de Banco Base coincidieron en que el principal factor que desencadenó las pérdidas en las bolsas del mundo fue “la expectativa de que, con la recuperación económica acelerada después de la crisis por el gran confinamiento, pudieran venir presiones inflacionarias lo suficientemente marcadas como para forzar a los principales bancos centrales del mundo a tomar acciones restringiendo su política monetaria”.

En México también pierden

En México las dos plazas bursátiles cerraron a la baja. El índice de la Bolsa Mexicana de Valores (S&P/BMV IPC) concluyó la jornada con una ligera baja de 0.42%, a 49,655.29 unidades, rompiendo así con los cuatros días previos de ganancia.

El índice de la Bolsa Institucional de Valores (FTSE BIVA),por su parte, tuvo un ligero ajuste a la baja de 0.40% a 1,015.39 enteros.

Las caídas en los mercados accionarios mexicanos se contagiaron del temor de Wall Street, dijo Jorge Gordillo.

“A los inversionistas de México también les asusta que el proceso de recuperación económica sea muy dispar con Estados Unidos. Es muy claro que gran parte de la estabilidad o nivel de tipo de cambio está sustentado por la fuerte liquidez que hay en el mercado financiero y por los estímulos monetarios de la Fed”, consideró el directivo en CIBanco.

Para los especialistas de Banco Base, “las empresas de consumo básico se verían particularmente afectadas en caso de que hubiera inflación elevada en México y en el resto del mundo, pues es una industria que ya opera con márgenes reducidos y un incremento en los costos de insumos podría presionarlos”.

Europa de capa caída

Los mercados de Europa y Asia también operaron con presiones y las principales plazas bursátiles cerraron con fuertes pérdidas ante el nerviosismo global.

El principal índice bursátil europeo, el Euro Stoxx 600 cayó 1.97%, colocándose en 436.61 unidades, los índices DAX de Alemania y FTSE 100 de Londres bajaron 1.82 y 2.47%, respectivamente.

judith.santiago@eleconomista.mx