La mezcla mexicana de exportación subió 77 centavos respecto a la viernes pasado, para ofertarse en 50.09 dólares por barril, de acuerdo con Petróleos Mexicanos (Pemex), que la víspera no publicó su precio, debido a la falta de cotizaciones por el feriado bancario de verano en Reino Unido.

A nivel global, el hidrocarburo cerró la sesión de este martes 27 de agosto con ganancias ante la expectativa de que la oferta de petróleo se reduce de manera más acelerada, indicó Banco Base.

Refirió que de acuerdo con el comité de cumplimiento de la OPEP y sus aliados (OPEP+, como es conocido) en julio los recortes en la producción petrolera mostraron un cumplimiento de 159%, reduciendo los suministros en 1.9 millones de barriles diarios.

La amplia contracción se ha dado ante el esfuerzo de Arabia Saudita, país que ha reducido su producción del energético a 9.58 millones de barriles diarios y según el compromiso de la OPEP+, Arabia Saudita puede producir hasta 10.3 millones de barriles diarios.

Otro factor que presionó al alza el precio del crudo es la expectativa de que los inventarios de petróleo en Estados Unidos se hayan reducido de manera significativa durante la semana previa.

El aumento en el precio del petróleo también se dio ante los comentarios del ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Javad Zarif, quien descartó una reunión con Estados Unidos. Durante la sesión del lunes, Donald Trump mencionó que se podrían suavizar las restricciones a la República Islámica.

Lo anterior sugiere que la oferta global continuará siendo limitada, al menos por más tiempo, pues no se espera que Estados Unidos e Irán inicien algún tipo de plática, lo que tiene un efecto positivo para el precio del petróleo.

Hacia adelante, los participantes del mercado se mantendrán a la espera de las estadísticas del Instituto Americano del Petróleo (API, por sus siglas en inglés), las cuales pueden afectar la cotización del crudo durante la sesión asiática.

Estos datos servirán al mercado para especular sobre la información del reporte semanal de la Administración de Información Energía (EIA, por sus siglas en inglés).

El contrato Brent subió 81 centavos, o un 1.38%, a 59.51 dólares el barril. El West Texas Intermediate (WTI) ganó 1.29 dólares, o un 2.40%, a 54.93 dólares el barril.