En la jornada de este martes, el crudo mexicano de exportación cerró con una pérdida de 38 centavos de dólar respecto a la sesión previa, para venderse en 57.74 dólares el barril, informó Petróleos Mexicanos (Pemex).

Por su parte, Banco Base explicó que las principales mezclas de petróleo finalizaron la sesión con fuertes pérdidas, mientras los participantes del mercado se mantienen a la espera de la publicación de inventarios de crudo de Estados Unidos.

Señaló que si bien este es el factor que el mercado tomó como motivo principal para la toma de utilidades, la disminución en el precio se debe primordialmente a una corrección a la baja, y el mercado espera que durante la semana pasada los inventarios de Estados Unidos hayan incrementado en 450,000 barriles.

La corrección se dio luego de que las dos principales mezclas cotizaran cerca de sus niveles máximos anuales durante la sesión, lo que ocurrió luego de la noticia de que Arabia Saudita y Rusia están trabajando en un pacto histórico que podría extender el control de los suministros mundiales de petróleo por los principales exportadores durante 10 o 20 años.

Ante este panorama, el crudo tipo West Texas Intermediate (WTI) registró una pérdida de 30 centavos y se vendió en 65.25 dólares por barril, mientras que el Brent bajó un centavo para ofertarse en 70.11 dólares el tonel.