El zinc, el cobre y el níquel repuntaron el martes, debido a que algunos inversionistas recompraron posiciones para tomar ganancias, mientras que la baja del dólar y un mayor precio del petróleo también apoyaron al mercado.

Los inversionistas, muchos de ellos chinos, hicieron una pausa en sus liquidaciones y volvieron a comprar algunas de sus posiciones cortas, dijo el analista de Citibank, David Wilson.

El zinc a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres no se negoció al cierre, pero recibió como última oferta los 1,580.50 dólares por tonelada, un avance de 2.2 por ciento. El contrato ha perdido 27% este año y la semana pasada tocó un mínimo de seis años de 1,487.50 dólares.

El retroceso del índice dólar desde un máximo de ocho meses también apoyó a los metales, abaratándolos para tenedores de otras monedas.

Analistas estiman que la divisa estadounidense podría volver a subir, lo que presionaría nuevamente al complejo de los metales.

El cobre, que el lunes se desplomó a un mínimo de seis años, también subió y cerró la sesión con un avance de 2.6%, a 4,608 dólares la tonelada, mientras que el níquel ganó 5.7% en su mayor avance intradía desde septiembre del 2012, para terminar la jornada cerca de 8,775 dólares por tonelada.

El complejo de metales ha sido presionado por el avance del dólar antes de una espera alza de tasas de interés en Estados Unidos en diciembre y por la menor demanda de materias primas por parte de China.

En otros metales, el aluminio cerró casi sin cambios en 1,446 dólares la tonelada, o un alza de 0.04 por ciento.

El plomo, por su parte, ganó 2%, a 1,607 dólares por tonelada, y el estaño sumó 0.5%, a 14,425 dólares la tonelada.

En lo referente a los metales preciosos, el oro subió 1% el martes, para recuperarse de mínimos de casi seis años, debido a que la noticia de que aviones de combate turcos derribaron una aeronave rusa cerca de la frontera con Siria hizo que los inversores buscaran activos de refugio, lo que pesó sobre el dólar.

Sin embargo, el metal seguía presionado por las expectativas de que la Reserva Federal subirá su tasa.