En casi 22 años de utilizar las coberturas de precio en Chicago, no se había presentado un alza tan fuerte y prolongada en el precio de los granos como la que se ha visto desde el año pasado, destacó Alfonso García Araneda, director general de Gamma Derivados.

El precio del maíz pasó de 3.15 dólares el bushel en agosto del 2020 a 6.85 dólares el pasado viernes, la unidad, lo que representa un incremento en el precio del grano de más de 117.3% en 10 meses.

Mientras que el precio del trigo pasó de 5.26 dólares por bushel en agosto a los 7.08 dólares por unidad, lo que equivale a un incremento de 34.55% en dicho periodo. Además, sólo en el 2021, el cultivo acumula un alza de 10.31% en su precio.

La cotización de la soya en el mercado de materias primas se encuentra en 15.91 dólares por bushel, con un aumento de 77.07% respecto a los 8.98 dólares en que se cotizaba en agosto del 2020. Incluso, sólo este 2021, la soya ha incrementado su valor en 21.43 por ciento.

Las causas

Antonio Ochoa, VP para América Latina en RJ O’Brien, bróker de materias primas en Chicago, destacó que faltan inventarios, una gran demanda del maíz y exceso de dinero en el mercado afectaron el precio de los granos, pero principalmente el precio del maíz.

Al inicio del presente ciclo se pronosticaban 70 millones de toneladas producidas en el mundo, sin embargo, por problemas climáticos se esperan 34 millones de toneladas, lo que representa la mitad de lo esperado.

Los expertos coincidieron en que los especuladores del mercado, por el exceso de apoyo de Estados Unidos adquirieron contratos por más de 51 millones de toneladas del grano.

Antonio Ochoa explicó que los especuladores pondrían generar problemas en el futuro en el precio del maíz. “Vendrá un tiempo en que el mercado se manifieste para bien o para mal y los especuladores tendrán que sacar sus contratos”.

Al referirse a los especuladores, Alfonso García Araneda explicó que los fondos y especuladores tiene muchas toneladas de maíz que compraron por adelantado.

Con esa capacidad, agregó, pueden vender sus contratos y tirar al mercado que subió casi en línea vertical, lo puede tirar el día de mañana. Los mercados, aseveró, se encuentran muy nerviosos.

“Las coberturas se han fomentado de manera sustantiva para los productores, por la volatilidad de los mercados, lo que genera mucho ruido en el sector agropecuario. Aunque los agricultores van en caballo de hacienda, los consumidores de granos, agricultores, avicultores, porcicultores o ganaderos, están en aprietos”, detalló García Araneda.

Todo se junta

Los expertos destacan tres cosas, exceso de liquidez, recuperación económica en Estados Unidos y gran consumo de China de granos.

Los chinos, detalló Ochoa, tienen un reacomodo de su economía, arriba de lo que el mercado esperaba, destrucción de oferta y crecimiento de demanda. 

“Tenemos inventarios muy finos y situaciones críticas de producción en otros países, lo que no ayuda al abasto. La Reserva Federal de Estados Unidos inyectando recursos, desde el lado agrícola, la situación se ve compleja”, comentó el directivo.

Presionan al INPC

Empresas en Bolsa trasladan alza de granos a consumidores

Las empresas de consumo que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores ya repercutieron en el incremento en el precio de los granos en el precio final que dan a los consumidores. En los recientes meses, el precio del maíz, trigo y soya se incrementaron en el mercado internacional. 

Marisol Huerta, analista de banco Ve por Más, destacó que empresas como Bachoco incrementaron sus precios al consumidor por la subida en el precio de sus insumos.

“Bachoco realizó dos aumentos en sus precios y está pensando en el segundo trimestre trasladar a los consumidores otro incremento”, comentó la experta.

En el caso de Gruma, que produce harina de maíz y sus derivados, ya incrementó dos veces el precio de su insumo y también podría a mediados de junio incrementar otra vez el precio del maíz.

El precio del grano dorado en el mercado internacional, debido, principalmente al incremento en el consumo de China, pasó de 3.15 dólares a 6.85 dólares el bushel. El trigo y la soya tuvieron alzas menores con 77.07 y 34.55%, respectivamente entre agosto del 2020 hasta el viernes pasado.

La experta mencionó que algunas empresas tienen coberturas para el precio de sus insumos, como Bimbo, sin embargo, las compañías buscan como mejorar las operaciones del negocio y con eso no afectar a los consumidores.

A abril de 2021, el Índice Nacional de Precios al Productor, se incrementó 3.16%, mientras que el Índice Nacional de Precios al Consumidor, la inflación, en abril creció 6.08%, uno de sus mayores incrementos.

Carlos González, director de Análisis en Banco Monex, recordó que las empresas buscaron incrementar sus inventarios antes del aumento de los precios y con eso trasladar poco a poco a sus clientes el efecto de la subida de los granos. “Ha habido cierto incremento en los precios, y las empresas se verán afectadas en los costos y en menores márgenes en los siguientes trimestres”, agregó en entrevista.

Sin mencionar nombre, destacó que muchas empresas que operan internacionalmente lograron eficiencias operativas y apretaron el cinturón, bajaron costos, despidieron gente, lo que les ayudó.

Explicó que las compañías lograron tener buenos inventarios, lo que les permitió de alguna manera contener los márgenes, sin embargo, es probable que repercutan en el futuro incrementos, pero una parte de ellos, buscarán las empresas absorberlo. Según analistas las empresas públicas toman en cuenta el aumento en el precio de los energéticos y eso afectará la inflación. (Con información de Eduardo Huerta)

termometro.economico@eleconomista.mx