El Fondo de Infraestructura Macquarie México (FIMM) planea levantar entre 7,000 y 10,000 millones de pesos de capital en los mercados para invertir principalmente en proyectos energéticos en el país a partir del segundo trimestre del año.

Lo anterior se debe al atractivo que encuentran en las nuevas plantas de generación eléctrica en el país.

Ernesto González Garfias, director general del FIMM, detalló en entrevista que entre los proyectos en los cuales participarían como socio capitalista desde el arranque de las construcciones están tres carteras de parques eólicos y dos fotovoltaicos, que serían dirigidos hacia los grandes consumidores en el nuevo mercado.

A pesar de que el 2017 y los años que vienen van a ser particularmente complicados con el tipo de cambio y otras necesidades apremiantes en áreas como la distribución de petrolíferos, en el terreno eléctrico continúa existiendo la necesidad de invertir particularmente en renovables, que avanzan a muy buen ritmo en el país , aseguró.

La reducción de costos observada, particularmente tras las subastas para adquisición de energía que el gobierno coordinó el año pasado para el suministro básico, otorgan una buena perspectiva de inversión y retornos de capital en el corto plazo, además de la certidumbre que se ha ido generando gracias a la implementación de los nuevos esquemas legales para la construcción de proyectos, detalló.

Altos costos, el gran reto

Sin embargo, el mayor reto que enfrentarán los inversionistas en infraestructura son los altos costos financieros que con el aumento de tasas de interés, la paridad del peso frente al dólar y la consecuente volatilidad en otros mercados, será el incremento de los costos financieros de los proyectos, que tan sólo de noviembre a la fecha se han incrementado en 15 puntos base en lo que respecta a intereses.

Las inversiones se pueden llevar a cabo pero todo el mundo tendrá que adaptarse al entorno de incertidumbre y volatilidad, con disciplina financiera y eficiencia en la selección de proyectos , afirmó.

Desde el 2009, en que el Fondo Macquarie llegó al país, ha invertido poco más de 5,000 millones de pesos en seis proyectos distintos, de los cuales tres son de infraestructura y telecomunicaciones como torres de la firma México Tower Partners en distintos puntos de la República, la red carretera de Durango y la Universidad Politécnica de San Luis Potosí.

Tan sólo en el sector energético, FIMM cuenta con inversiones de 1,800 millones de pesos en tres proyectos más, que son la mini hidroeléctrica San Rafael de 24 megawatts instalados para autoabasto de clientes en Nayarit, una planta solar en Coahuila, cercana a Torreón, que suministra 22 megawatts a la Comisión Federal de Electricidad y el proyecto que desde el 2012 estaba destinado a ser el mayor parque eólico de América Latina, Mareña Renovables, de casi 400 megawatts, cuya construcción se ha frenado desde entonces por conflictos con los ejidatarios de Oaxaca.

Estamos comprometidos a llevarlo a buen término y negociamos para que se pueda destrabar y arrancar este año , dijo Ernesto González Garfias, ya que Macquarie cuenta con la tercera parte de la inversión en este parque, cuya inversión original se estimó en casi 2,300 millones de pesos.

[email protected]