Cody Wilson tiene apenas 25 años y ya sacudió al mundo en una ocasión cuando en Estados Unidos inventó una pistola de plástico creada con una impresora de tercera dimensión, una computadora y planos que publicó en línea para que los descargara quien quisiera, publicó el diario financiero The Wall Street Journal.

Agregó que Wilson está por lanzar un software al que llamó Dark Wallet, el cual está diseñado para ocultar los rastros de las transacciones financieras realizadas con la moneda virtual bitcoin.

A decir de la influyente publicación, los detractores del bitcoin sostienen que la moneda en línea podría ser utilizada para actividades ilícitas, debido a que la gente puede realizar transacciones sin tener que proporcionar su verdadero nombre o dirección.

Para prevenir fraudes, todas las transacciones realizadas con cada conjunto de código de computadora son publicadas automáticamente en un registro público. Esto significa que es posible que las autoridades monitoreen las transacciones de una persona si pueden determinar la dirección única del bitcoin de esa persona, indica The Wall Street Journal.

Dark Wallet, comenta, es un proyecto básico y de bajo presupuesto impulsado por Wilson para convertir al bitcoin en el equivalente de comercio electrónico de una cuenta bancaria suiza.

Ligado a un navegador como Chrome de Google, Dark Wallet intentará revolver las largas series de números y letras que forman los bitcoins. La mezcla ocurrirá a medida que se gastan los bitcoins, logrando así que sea más difícil detectar quién está comprando qué.

La primera versión de Dark Wallet debutaría a principios de este año, aunque no se ha fijado una fecha exacta. Será gratuito, aunque los desarrolladores aceptan donativos.

Stephen Hudak, vocero de la Red contra los Delitos Financieros del gobierno estadounidense, prefirió no hablar sobre Dark Wallet, pero dijo que le preocupa cualquier cosa que aumente el nivel de amenaza del lavado de dinero .

Jon Matonis, director ejecutivo de Fundación Bitcoin, un grupo sin fines de lucro que funciona como curador no oficial de la moneda digital, lanzada en Internet en el 2009, opina que el proyecto Dark Wallet concuerda con sus intentos de promover y desarrollar el efectivo digital como una moneda privada y sin vigilancia del gobierno.

valores@eleconomista.mx