Los datos económicos de Estados Unidos y la inestabilidad política en algunos países emergentes volvieron a presionar ayer a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), que retrocedió 1.93%, el peor resultado de las últimas tres semanas.

Pero además del contexto internacional, también existe un importante componente nacional derivado del bajo crecimiento de la economía mexicana en el 2013 de 1.1% , así como de los reportes financieros de varias empresas al cuarto trimestre del año pasado, con datos inferiores a los esperados.

Estados Unidos tuvo ayer una jornada bursátil difícil, tras conocerse que disminuyó la confianza del consumidor de 79.4 puntos en enero a 78.1 puntos en febrero, un dato muy importante para los inversionistas, ya que 70% de la economía de ese país depende del consumo , comentó James Salazar, analista de CI Banco.

Estamos ante un fenómeno, que no es único de México, sino de todos los países emergentes, cuyos mercados se han visto presionados desde que comenzó la reducción de los estímulos monetarios en Estados Unidos a fines del 2013 , agregó.

El analista explicó que la exposición de los países en desarrollo es más alta, debido a la aversión que tienen los inversionistas a los activos más riesgosos.

No obstante, consideró que este sentimiento se acentúa, a la luz de los conflictos políticos y sociales que se viven en Venezuela, Ucrania y Tailandia, lo que visto en su conjunto causa preocupación entre los participantes de los mercados internacionales.

DESALIENTO

Gerardo Copca, economista de Metanálisis, refirió que el bajo crecimiento de la economía mexicana el año pasado y el lento comienzo del 2014 constituyen un elemento que desalienta al mercado bursátil nacional. No todos los reportes financieros de las empresas, al cuarto trimestre del 2013, han sido malos, pero hay empresas que sí han tenido menores ventas y bajas utilidades, pero en general se percibe pesimismo sobre el desempeño de la economía , añadió el experto. Estimó que mientras no se conozca el contenido de las leyes secundarias de la reforma energética, los inversionistas no tendrán incentivos suficientes para colocar sus capitales en el país, ya que desconocen los proyectos en los que podrán participar. Si todo va conforme a lo esperado, la reglamentación de la reforma energética quedará aprobada en el actual periodo de sesiones del Congreso. Eso sería un catalizador importante para el mercado financiero , añadió james Salazar.

Por lo pronto, se espera que hacia el segundo semestre, cuando la actividad productiva de México repunte, el mercado de valores retomará una tendencia alcista, con lo que el IPC podría llegar a diciembre a un nivel de 47,500 puntos, aseguró Gerardo Copca.

[email protected]