El juez de lo Civil de la Ciudad de México, Agapito Campillo Castro,  congeló la compra-venta de las acciones de OHL México.

Emitió una orden para que el Indeval, institución de depósitan los valores, abra una cuenta especial en donde resgurde todas las acciones de la emisora que sean o lleguen a ser propiedad del fondo australiano IFM Global Infrastructure Fund (IFM) y de Magenta Infraestructura.

La medida se da luego de que accionistas minoritarios, representados por la firma de abogados DGT Díez Gargari interpusieron demandas para solicitar la nulidad de compra del 100% de OHL Concesiones por parte de IFM.

Los tenedores de acciones vendieron los papeles de OHL México en agosto pasado en 27 pesos por cada una, cuando el valor en libros es mayor a 41 pesos por unidad.

“IFM no puede adquirir OHL México pagando barato a los accionistas minoritarios y caro a OHL”, dice un comunicado emitido por la firma de abogados.

Agrega que “las medidas cautelares no impiden que los accionistas minoritarios de OHL México que deseen vender sus acciones en 27 pesos por unidad en una nueva oferta anunciada recientemente lo pueden hacer”.

El pasado 9 de abril, el fondo australiano, a través de Magenta Infraestructura, anunció una nueva Oferta Pública de Adquisición (OPA) forzosa para comprar 14.15% de las acciones que no posee de OHL México, las cuales cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV). La nueva oferta concluirá este 7 de mayo.

La OPA es por aproximadamente 6,543 millones de pesos para comprar 242 millones 323,653 acciones a un precio de 27 pesos por unidad.

El precio de esta nueva OPA es el mismo de la oferta que Magenta Infraestructura, filial del IFM, ofreció el 26 de julio del 2017, cuando adquirió 85.85% de las acciones en circulación de OHL México. Su precio actual en libros es de 45.33 pesos por papel.

Si se concreta la OPA de IFM Investors con al menos 95% de las acciones compradas, OHL México se deslistará de la BMV. De no alcanzar el porcentaje, seguirían cotizando.


judith.santiago@eleconomista.mx